14 agosto 2010 Medio Ambiente, Trucos

contenedores_reciclaje
Actualmente, son varios los municipios españoles que han optado por quitar los contenedores y sustituirlos por la recogida selectiva de basura puerta a puerta, que aumenta el reciclaje y reduce los vertederos e incineradoras. Aún así, la clave del éxito de este sistema se encuentra en la participación de los consumidores.

Realizando la recogida puerta a puerta, los contenedores de la vía pública ya no serian necesarios. El funcionamiento de este sistema consiste en que el servicio municipal pasa por cada hogar en un día y horario concreto y retira las diversas fracciones de residuos (orgánicos, envases, papel, vidrio y resto) que los ciudadanos han generado.

Pero es esencial el trabajo de concienciación ecológica por parte de las instituciones, como también el cambiar de hábitos por parte de los consumidores.


De tirar la basura mezclada en una sola bolsa a cualquier hora del día a obligar a los usuarios a separar los residuos en diversas fracciones y guardarlos en casa hasta el día de recogida correspondiente es un gran cambio, que para muchos les supone un gran esfuerzo y también espacio. Además, si los residuos no están bien seleccionados, no son recogidos.

Por otra parte, este sistema, correctamente implantado, hace incrementar las tasas de reciclaje y su calidad, ya que los consumidores se responsabilizan de la separación de los residuos.

Y hasta ahora, esta iniciativa tiene cada vez más seguidores en España. Los primeros municipios que pusieron en marcha este sistema se encuentra en Cataluña (Tiana, Tona i Riudecanyes).

Pero no son los únicos, también se encuentran Candás en Asturias, María de la Salut y Puigpunyent i Esporles en Mallorca, o Usurbil en Guipúzcoa, con varios meses de experiencia.

En cambio, ciertos barrios valencianos, las personas discapacitadas y los ancianos que lo soliciten pueden hacer uso de la modalidad puerta a puerta para reciclar sin moverse de casa.

Aunque la decisión de implantar este sistema de recogida recae sobre los ayuntamientos, los ciudadanos tienen que estar convencidos de sus ventajas y si no lo practican de manera correcta, el sistema está condenado al fracaso.

Siendo ciudadanos, cada uno puede transmitir su interés al ayuntamiento, para que los responsables institucionales no tengan miedo al rechazo ciudadano. Si el sistema se pone en práctica de manera progresiva y parcial, los consumidores pueden saber exactamente cómo funciona y estarán más convencidos de las ventajas medioambientales que comporta este inovador sistema de reciclaje.

Vía | ECOticias

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 agosto 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *