13 julio 2009 Medio Ambiente, Noticias

Ciudad de Nueva York

Tornados apocalípticos destrozando Los Angeles. Granizo del tamaño de una naranja matando gente en Tokio. Una mega tormenta que se desata en el planeta y la temperatura que desciende decenas de grados en un segundo, congelando a edificios y personas y derribando aeronaves. ¿Son estos los próximos fenómenos meteorológicos que esperan los estadounidenses? ¿No hay nada más que hacer? ¿Lo único que se está haciendo para evitar el calentamiento global es prepararse para los efectos que causará el calentamiento global? Finalmente: ¿Nos tendremos que resignar?

Más allá de la descripción que hago de algunas escenas de la polémica película El Día de Mañana (El Día Después de Mañana en Hispanoamérica) y de los interrogantes que me planteo, es verdad: algunas ciudades de Estados Unidos ya se están preparando para contrarrestar los efectos del cambio climático. Cualquier semejanza con hechos y personas NO es pura coincidencia. No es Ciencia Ficción. Es la realidad. Es lo que dijo Tom Carnac, responsable del Sector Público de Carbon Disclosure Project (CDP).

Carnac afirmó que Nueva York, Las Vegas, Chicago, Nueva Orleáns y por lo menos otras 14 ciudades más, se están preparando para las graves consecuencias que sufrirán en pocos años más. El responsable del CDP llegó a estas conclusiones, luego que 18 ciudades de uno de los países responsables de la catástrofe que se avecina le enviaran los datos del estudio en el que participaron voluntariamente. Carnac, tal vez para mitigar algún enfado, expresó que las autoridades del país están experimentando un cambio de mentalidad respecto al tema. Sin embargo Carnac, personaje ya famoso en esta entrada por las veces que lo mencioné, no se limitó a enunciar el problema, sino que detalló algunos ejemplos que no son muy tranquilizadores.

Aquí hay algo de lo se espera: el lago Mead, principal fuente de agua potable de Las Vegas, podría secarse completamente en 2021. En Chicago, en pocos años, los veranos serán mucho más cálidos y los inviernos muchos más fríos que en la actualidad. La disminución del caudal del río Colorado, provocará la reducción de la energía que genera la central del lago Hoover, lo que representa un 4% de la energía del estado de Nevada.

Las ciudades participantes del estudio señalaron que recibirán mucha agua cuando no la necesiten y poca cuando les sea necesaria. Según las autoridades municipales de las ciudades que participaron de los estudios, ya comenzaron a tomarse medidas. Nueva York parece haberle encontrado el lado positivo al asunto: dice que ahorrarán millones de dólares al adoptar las medidas tendientes a mitigar los efectos de los gases con efecto invernadero. ¡Por supuesto! No estaban hablando de medio ambiente, sino de dinero, no vayan a confundirlos con Greenpeace.

Vía | Terra

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. La civilización inca y el calentamiento global 2 agosto 2009
  2. Los tornados no trabajan los fines de semana 25 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *