7 mayo 2015 Medio Ambiente, Salvajes

albufera

Los humedales valencianos, y concretamente la Albufera de Valencia, afrontan un nuevo peligro para la estabilidad de estos ecosistemas, la presencia de una especie invasora: el misgurno (Misgurnus anguillicaudatus). Se trata de un pez de origen asiático que se ha adaptado a la perfección a este tipo de entornos y el cual está causando un grave perjuicio a las especies animales con las que comparte hábitat.

Esto se debe a que el misgurno posee una increíble capacidad de adaptación al medio, puede vivir en un amplio rango de temperaturas y con una tasa de oxígeno muy reducida, lo que unido a su alta capacidad reproductiva hace que esté desplazando a las especies autóctonas. Esta especie fue detectada por primera vez en el delta del Ebro en el año 2001, pero desde entonces ha ido colonizando los diferentes espacios húmedos del litoral mediterráneo.

La voz de alarma se ha dado cuando esta especie ha sido encontrada en el interior de la Albufera de Valencia, un espacio natural protegido y de gran importancia, que podría ver comprometida su estabilidad y viabilidad si el misguro se expande de forma incontrolada. Para intentar frenar lo que podría ser una catástrofe, se están intentando llevar a cabo planes de contención para evitar la expansión de esta especie, aunque no será una tarea nada fácil.

Al parecer la introducción de esta especie en nuestros ecosistemas se cree que se produjo de forma accidental, como casi todas las especies invasoras que se han adentrado en nuestro país. El misgurno puede ser utilizado como cebo de pesca, lo que seguramente haya propiciado que algunos ejemplares se escapasen y encontrasen en nuestras aguas un lugar idóneo para reproducirse.

Vía | SEO/Birdlife
Fotografía | Juan Alegre

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *