21 octubre 2015 Noticias, Peligro de extinción, Salvajes

León

El ecoturismo está cada vez más de moda. Esa sensación de estar cerca de animales salvajes, incluso pudiendo darles de comer, es indescriptible. Sin embargo, este tipo de actividades podrían estar poniendo en peligro a las diferentes especies. O, al menos, eso dice un reciente estudio, el cual estima que cada año los parques nacionales y reservas naturales reciben aproximadamente 8.000 millones de visitas. El problema no son los números, sino los inconvenientes que podrían estar sufriendo los propios animales.

Un animal salvaje tiene sus propios hábitos: sabe cómo cazar, cómo evitar problemas y, lo que es más importante, conoce los riesgos que suponen los humanos. Los turistas se acercan a ellos con un fin pacífico. Pero está claro que no todas las personas quieren a las especies para mantenerlas y obtener una buena experiencia. ¿Conocéis los cazadores furtivos? Ahí reside uno de los principales inconvenientes.


Cuando un animal salvaje se acerca al ecoturismo, se vuelve más confiado. Ya no ve a las personas como el enemigo, sino como a seres con los que puede establecer una pequeña relación. Y esto provoca que los furtivos tengan más posibilidades a la hora de conseguir los animales que necesitan. Los depredadores se hacen más dóciles y menos difíciles de abatir. Y esto supone un problema.

El ecoturismo está afectando notablemente a los animales salvajes en su actitud ante las personas, con menos reflejos, una mayor confianza e incluso la modificación de la producción hormonal. Es posible que próximamente se deba cambiar la conocida actividad con el fin de que los animales salvajes sigan siendo así. Si no se hace, el número de ejemplares podría seguir bajando de manera alarmante.

Vía | DOI
Foto | Wikimedia Commons – Bernard Gagnon

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *