Faunatura » Bioficha » Misterios de la naturaleza: el dragón de mar

Misterios de la naturaleza: el dragón de mar

1 octubre 2009

Phycodurus eques

Aunque a simple vista nos puedan parecer algas a la deriva que vagan por los mares, estos misteriosos animales son primos cercanos de los conocidos caballitos de mar. Y a diferecia de lo que cree mucha gente, estos animales son peces que han evolucionado a unas formas inimagiables a ojos de la evolución.

El dragón de mar foliado (Phycodurus eques) es el único miembro de su género, es decir tan sólo existe una especie. Como el caballito de mar, el dragón de mar debe su nombre a una criatura mitológica y dado que es más grande que su pariente famoso se optó por usar el nombre de dragón.

Características morfológicas

Su aspecto tan elegante y a la vez ostentoso tiene un motivo y es el mimetismo. Su forma foliada con largas prolongaciones en forma de hoja que salen de todo su cuerpo y sus colores entre amarillentos y pardos le confieren al animal el aspecto de un vegetal que vaga a la deriva y por tanto, pasa desapercibido ante sus depredadores. Por si todos estos mecanismos no le fueran suficientes, el animal posee unos lóbulos en la piel que le ayudan a proporcinarle aún más el aspecto de alga.

Pero aunque parezca que se dedican simplemente a dejarse llevar con la calma del mar, estos animales se desplazan mediante el movimiento de una fina aleta pectoral que poseen a la altura del cuello y una aleta dorsal próxima al borde de su cola. Estas finas e invisibles aletas más que facilitar su movimientos les sirve para dar ese aspecto de flotabilidad neutra de los animales, ayudando así a mejorar aún más su perfecto camuflaje.

Como ya hemos comentado, el dragón de mar es más grande que el caballito de mar. Este animal puede llegar a medir unos 45 cm algo verdaderamente sorprendete dada su frágil apariencia. Pero este tamaño desmesurado también tiene un por qué y es que así le da un aspecto más peligroso y agresivo ante posibles depredadores.

Hábitat

Esta especie habita las aguas que bañan las costas sur y oeste de Australia, en una franja de unos 14.000 km de longitud y menos de 1 km de anchura, y generalmente habita en aguas templadas y poco profundas (en torno a 20 m). Es decir, es uno más e los muchos habitantes que podemos encontrar en los arrecifes australianos.

Alimentación

Se alimenta de plancton, algas y otros pequeños organismos marinos. Su único depredador es el ser humano, bien por capturas involuntarias junto con otros peces, o por su recolección como animal exótico, aunque ninguna de estas actividades suponen una amenaza importante para su población.

Debido a la composición de su dieta, estos animales poseen la capacidad de cambiar su color logrando mezclarse con el color del fondo del mar de la zona donde habitan y así mejorar, más si cabe, su camuflaje a vista de los demás.

Reproducción

Como en el resto de Hipocampos, el macho será el encargado de cuidar y dar cobijo a la puesta. Para ello posee una bolsa en el abdomen, similar al marsupio de los canguros, donde la hembra deposita los huevos que el macho fecundará y transportará hasta su nacimiento 6 semanas más tarde.

Mientras el macho lleva la puesta, es normal que alguno de los huevos perezca. La descomposición del huevo provoca la formación de gas provocando serios problemas al macho para mantener su flotabilidad neutra y obligándolo a emerger donde puede ser una presa fácil para los depredadores. Como solución a este problema, la naturaleza ha provisto al macho de una matriz porosa vascularizada llamada parche de empollación. Si una de las crías muriese, esta membrana permite desprenderse del gas que se produce y salvar la vida del padre y sus pequeños vástagos.

Curiosidades

Las poblaciones de estos caballitos de mar se han visto amenazadas por la contaminación y los desechos industriales y también por submarinistas los cuales acuden en masa a molestarlos o llevárselos como pieza de colección debido a su singular aspecto. En respuesta a estos peligros, la especie está oficialmente protegida por el gobierno australiano, que sin embargo permite la captura controlada de algunos ejemplares. Además este animal tien el orgullo de ser el emblema marino oficial de Australia del Sur.

Sin duda, la naturaleza nos sorprende frecuentemente con animales de características tan excepcionales como el dragón de mar foliado que ha adoptado un camuflaje excepcional y digno de ganar cualquier concurso de disfraces al más original y, por supuesto, al más elaborado. Por este motivo, este animal forma parte de nuestros misterios de la naturaleza.

Más información | Wikipedia

Tags: ,
Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Enlaces a esta entrada

  1. Bitacoras.com 1 octubre 2009

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información