13 marzo 2015 Cuidados, Domésticos

Perros

En una de nuestras entradas anteriores hemos hablado sobre los consejos básicos que debíais tener en cuenta antes de poseer vuestro primero perro, el que también suele ser la primera mascota de la casa. Los cuidados son realmente básicos, pero hay una cosa que podemos añadir a todo eso para mantener la seguridad del animal: contratar un seguro que cubra sus necesidades médicas.

La primera vez que tuvimos un perro propio y que fuimos al veterinario para elaborar toda la documentación pertinente, en el propio establecimiento nos dieron la oportunidad de contratar un pequeño seguro que cubriría todas las necesidades futuras. Un plan bastante interesante, ya que así evitábamos gastar más dinero de la cuenta.

Antes de nada, tenéis que saber que los seguros no son obligatorios, en la mayoría de los casos. Sólo son un deber en determinados países y cuando tenemos una raza peligrosa. En España, por ejemplo, si tenemos un Doberman, la ley nos obligará a realizar algunos documentos especiales para garantizar que no vayamos a hacer “cosas malas” con el animal.

Asegurar a nuestro perro significa, por una parte, que tendremos cubiertos la gran mayoría de gastos veterinarios, que obtendremos una indemnización en caso de que nos lo roben (aunque el corazón sufrirá lo suyo) y, por último, que podremos conseguir gratis anuncios de búsqueda. Esto es especialmente útil, ya que lo encontraremos con mayor brevedad.

Generalmente, los seguros se pueden contratar en los propios centros veterinarios. Volvemos al caso de que tengáis una raza peligrosa, ya que en esos momentos deberéis dirigiros a las entidades veterinarias de vuestra localidad.

El precio de estos seguros varía bastante según el establecimiento al que acudamos. En nuestro caso, por ejemplo, nos querían cobrar 35 euros al año. Sin embargo, ya sabéis que los costes oscilan bastante, pudiendo llegar a los 80 o 100 euros. Mejor mirar este aspecto en la propia clínica.

En definitiva, los seguros resultan bastante útiles. Los contratamos, y los propios veterinarios se encargarán de realizar toda la documentación pendiente. Por supuesto, os recomendamos que miréis la letra pequeña. Nunca sabéis lo que os podéis encontrar.

Vía | Seguros Veterinarios
Foto | Anpecer93

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Contratando un seguro para tu perro de raza peligrosa 21 marzo 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *