31 agosto 2009 Curiosidades, Noticias, Salvajes

grajo

Recientes investigaciones científicas han descubierto las habilidades ocultas de los grajos, aves de la familia de los cuervos para utilizar herramientas de formas sofisticadas, sin previo entrenamiento, para poder obtener su alimento. Así como lo contaba la famosa fábula de Esopo, El cuervo y la jarra.

En dicha fábula, el cuervo usa las piedras para poder subir el nivel del agua y beber. Pero es posible, que Esopo sólo estuviera relatando un hecho observado, que demuestra la presencia de una inteligencia sustancial en estas aves para alcanzar sus fines de supervivencia, utilizando su ingenio.

Este estudio realizado en gran Bretaña y publicado en la revista Science Biology y que ha sido dirigido por Christopher Bird de la Universidad de Cambridge y Nathan Emery de Queen Mary University, ha podido probar la fábula de Esopo, con los grajos, o Corvus frugilegus, parientes del cuervo y han descubierto que, de cierto, estas aves tienen la capacidad de alcanzar sus fines, mediante el experimento de gusanos flotando en el agua, a los que han atrapado haciendo uso de piedras como herramientas.

El resumen de este experimento ha revelado que los cuatro grajos eran capaces de realizar esta tarea, “dándose cuenta” de cuántas piedras eran necesarias para conseguir su objetivo. Sus habilidades para utilizar las herramientas, tan sólo eran superadas por su rápida capacidad de aprendizaje para distinguir el tamaño de las piedras necesarias y el modo de utilizarlas.

Sin embargo, los investigadores puntualizan que estos descubrimientos en el comportamiento de los grajos no evidencian que estas aves utilicen este tipo de habilidades en la naturaleza y sin ningún tipo de condicionamiento artificial, no obstante, enfatizan en las habilidades mentales de los grajos, que superan a las de muchas aves para alcanzar sus fines.

Así también lo explicó la zoóloga Joanna Wimpenny, de la Universidad de Oxford: “los cuervos de Caledonia en cautiverio pueden manipular tres palillos de madera, uno por vez, en la secuencia correcta, para conseguir sus objetivos”, según la revista Science News. Según un estudio publicado en Plus One a principios de Agosto.

Vía | Revista encontrandodulcinea.com

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 31 agosto 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *