9 abril 2011 Medio Ambiente, Noticias

La central de Garoña calienta el Ebro más de lo permitido

Gracias a una demanda de Greenpeace se dio a conocer que la central de Garoña está provocándole un daño al medio ambiente. Por otro lado se vuelve a certificar el cierre de la planta para el año 2013. Esta denuncia presentada nos advierte que la central produce contaminación térmica al río Ebro y solicita a la Ministra de Medio Ambiente que tome medidas al respecto, no permitiendo que se viertan en el río aguas que fueron usadas par la refrigeración del lugar.

La entidad anuncia que: “La central no cumple los criterios de dicha autorización a causa de sus problemas de refrigeración, lo que provoca esa importante contaminación térmica del agua del río Ebro”. El agua del río se emplea para la refrigeración de la planta pero a su vez al volver al río vuelve cálida.

La central presenta periódicamente informes donde dice que todo este tema está controlad
o, pero Greenpeace asegura que este tipo de actividad esta causando la contaminación del río y que la temperatura está subiendo considerablemente, pidiendo que se lleven a cabo más controles. En respuesta a esta solicitud la entidad le envió un comunicado anunciando que no realizará más controles termométricos propios, “ya que se consideran suficientes los que realiza el usuario [Nuclenor]”.

Greenpeace dice que los datos presentados por Nuclenor: “no se ajustan a la realidad y que están orientados a ocultar la enorme contaminación térmica que provoca su actividad”.

Esperemos que las autoridades pertinentes tomen cartas en el asunto. Evitando que se ocasiones males peores a nuestra naturaleza.

Vía | La Vanguardia
Foto | Flickr – Naty Dread

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 abril 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *