1 septiembre 2010 Curiosidades, Domésticos

perra

Te hablaremos acerca la de evolución sexual de las perras y gatas. En qué momento buscan al macho y cuándo no hay que molestarlas.

La perra tiene características reproductivas muy particulares. Si cuando están en el periodo de celo no son servidas por un macho o incluso, si lo es, pero no queda preñada no vuelven a tener celo hasta la próxima estación reproductiva.

Las hembras caninas entran en celo en primavera y en otoño por lo que se la considera monoéstrica estacional (un celo por estación reproductiva). Si bien la domesticación alteró esta estacionalidad aun podemos ver una concentración de hembras en celo para la época primaveral.

El ciclo sexual de las perras se divide en 4 etapas. Proestro, que dura 9 días y se caracteriza por presentar edema de vulva, secreción serosanguinolenta y atracción de los machos pero sin aceptarlos. La función de esto último es reclutar machos para que disputen entre ellos y el que ejerza la supremacía sea el que la sirva cuando la perra esté receptiva.

Estro, o celo propiamente dicho. Es el segundo escalón y tiene una duración de 9 días en promedio. Se caracteriza por aceptar al macho incluso salir a buscarlo en su ausencia. Las descargas vaginales disminuyen. El apetito sexual es máximo los dos primeros días, luego declina aunque puede aceptar otras uniones ante la insistencia del macho. No es fiable determinar el estado de celo por la aceptación o no del macho, ya que puede ser rechazado por decisión de la perra, o puede rechazarlo un día y aceptarlo al otro.

Diestro. Es la fase que corresponde a la preñez si fue servida o a la pseudopreñez si no lo fue, o lo fue pero no quedo preñada. Tiene una duración aproximada de dos meses y se caracteriza en su comienzo por rechazar decididamente a los machos. Al principio no hay manifestaciones externas de importancia, sin embargo, hacia el final las perras expresas los signos de embarazo psicológico, con comportamiento maternal, como hacer nido para parir.

Tampoco es raro que tomen muñecos u objetos como cría e incluso se muestren agresivas al querer sacárselos.

Por último, el anestro, o ausencia total de actividad y manifestaciones sexuales. Tiene una duración de 4 meses y medio y finaliza con las próximas manifestaciones de celo del nuevo ciclo.

Fuente | Weekend
Foto | Flickr – Danny

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El celo de las hembras (II) 4 octubre 2010
  2. Gamos 26 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *