13 octubre 2014 Medio Ambiente

doñana

La caza furtiva es una actividad que pone en riesgo a las especies animales y a los ecosistemas en donde esta actividad ilegal se práctica. Pero su gravedad es aún mayor cuando esta se realiza en entornos protegidos como el de los Parques Naturales y Nacionales, ya que compromete a múltiples niveles estos espacios y a las especies que en ellos habitan.

Según denuncia la Asociación de Agentes de Medio Ambiente de Andalucía y diversos ecologistas, el furtivismo habría aumentado de forma significativa en Doñana, en todas las áreas que están englobadas y protegidas en dicho término. La voz de alarma se ha producido tras la aparición de un vídeo en varias redes sociales el que un grupo de cazadores presume de su última caza, un ciervo macho, en este espacio protegido.

La asociación también denuncia que las actividades de vigilancia del entorno de Doñana han disminuido, sobre todo las realizadas en horario nocturno, lo que compromete la seguridad de estos Parques. Pero este problema no se limita únicamente a Doñana, ya que también es algo que se extiende a otros lugares protegidos de la geografía española donde la caza furtiva está muy presente. Esta falta de vigilancia sería una de las causas de dicho incremento, ya que en muchas ocasiones es el único elemento disuasorio que encuentran los furtivos.

Además, la presencia de estos vídeos en redes sociales puede alentar a otros furtivos a hacer acciones similares, sobre todo si se extiende en dichos círculos la sensación de impunidad por sus actos.

Vía | Efe verde
Fotografía | Carlos Solana

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El Parque Nacional de Doñana se amplía en unas 14.000 hectáreas 9 enero 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *