Bosque radiactivo en España

Bosque radiactivo en España

Escrito por: Jesús M.    2 febrero 2012     Comentario     2 minutos

El Montecillo es un cercado, con varias decenas de árboles, situado junto a la sede del Ciemat, en Madrid. Esos ejemplares fueron contaminados con las sobras del uranio, con el que se trabajaba en la antigua Junta de Energía Nuclear, durante el Régimen de Franco. En marzo de 2012 se inicia la tala de todos esos pinos, cipreses y carrascos.

El Montecillo es una arboleda, situada junto al Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas), en la Dehesa de la Villa de Madrid. Los cipreses, pinos y carrascos de este lugar están contaminados con cesio 137 y estroncio 90. Esta radiactividad procede de la Junta de Energía Nuclear del Régimen Franquista. Las instalaciones de la Junta son las que, actualmente, ocupa el Ciemat. Se estima que en el subsuelo de El Montecillo existen restos de radio 226, aparte de las sustancias antes señaladas, provenientes del uranio con el que se trabajó durante la dictadura española.

El Montecillo cuenta con 60 árboles y se asienta sobre una escombrera de la antigua Junta de Energía Nuclear. En la década de los años setenta, se produjo un escape de residuos altamente contaminantes, que fueron a parar a las huertas de los márgenes de los ríos Manzanares, Jarama y Tajo.

Ahora, se va a proceder a a la tala de esas decenas de pinos y cipreses. Sin embargo, sólo los ejemplares que estén contaminados serán tratados como residuos nucleares y enviados al cementerio de residuos de baja y media actividad de El Cabril, en la provincia de Córdoba. Hace unos años, se hizo lo mismo con algunos árboles del interior de las instalaciones.

Los responsables del Ciemat tratan de reducir la expectación creada y consideran que el impacto ambiental producido por las actividades del centro es despreciable. En el recinto trabajan alrededor de mil personas, muy cerca de la valla de El Montecillo. Se ha demostrado que los niveles de radiación de la zona son muy bajos. A pesar de todo y dentro de un plan de mejora del edificio, en marzo de 2012 se iniciará la tala de los ejemplares de la antigua escombrera, poda que fue autorizada por el Ayuntamiento de Madrid en 2010.

La tala y las obras de la sede del Ciemat han provocado recelos entre algunos sectores vecinales de la zona. Existe una Coordinadora de Colectivos Afectados por el PIMIC (Plan Integrado de Mejora de las Instalaciones del Ciemat), que llegó a pedir a la Fiscalía de Medio Ambiente la paralización de las obras. El Consejo de Seguridad Nuclear dictaminó que no existen riesgos radiológicos y que la seguridad está garantizada.

Vía | Público
Foto | Flickr-Jarmank


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.