6 octubre 2015 Domésticos

Bengala, una peculiar raza de gatos leopardos

Conocido popularmente como el gato leopardo, la raza bengala, o bengalí, guarda un enorme parecido con el felino al que se la asocia gracias a su similar apariencia. De hecho, se dice que la raza en sí fue un cruce entre un gato doméstico y un gato salvaje, concretamente, un gato leopardo de Asia (Felis bengalis). Estos curiosos gatos se caracterizan por su aspecto mediano y musculoso, ojos grandes y ovalados y nariz ancha y larga con la punta de color rojizo. Su color de pelo es moteado, con la base crema o naranja, y sus manchas suelen ser oscuras.

Una de las cosas que más llaman la atención del gato bengalí es su personalidad, ya que en ocasiones su Consejos para adiestrar a nuestro gato (I) es más propio de un perro que de un gato. Es un gato de carácter fuerte que se adapta muy bien a la convivencia familiar y que puede a ser muy cariñoso con sus dueños y a llevarse muy bien con otros animales de la casa. Además de sociable, es un animal juguetón, afectuoso, curioso y, como gato que es, independiente. Le gusta perseguir a su dueño por la casa, lo espera y lo invita a jugar a él. En un gato bengalí no suele caber la indiferencia, la antipatía o la distancia.

Por otro lado, debido a su herencia genética, el gato bengalí es también un gran nadador y por ello mismo le encanta el agua. No necesita de cuidados especiales ni meticulosos, aunque un cepillado de vez en cuando es muy recomendable para mantener su pelaje sano y brillante.

Vía | Wikipedia
Foto | Flickr-Sean McGrath

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *