10 marzo 2015 Cuidados, Enfermedades

Zoo

El estrés se ha convertido en una de las dolencias más llamativas de nuestra sociedad. El ritmo de vida tan rápido que llevamos está provocando que cada minuto sea esencial para trabajar, pasarlo bien o descansar. Y todo ello nos provoca mucho nerviosismo. Los animales, aunque no lo parezca, también sufren con este tipo de situaciones. Ellos también viven diferentes tipos de momentos en los que obtienen mucho estrés, y ante los que debemos ayudarles.

Básicamente, los animales (ya sean mascotas o salvajes) pueden llegar a estar en ambientes muy ruidosos, con mucha gente y otras especies. Lo más seguro es que se confundan ante todo lo que está pasando a su alrededor, aumentando su nivel de nerviosismo y haciendo que tengan actitudes fuera de lo normal. Buen momento para echarles una mano y ayudarles en la medida de lo posible.

Si veis que un animal tiene mucho estrés, lo mejor sería apartarlo un poco de su ambiente habitual, ofreciéndole un lugar en el que pueda estar tranquilo, sin tantos movimientos y ruidos. A partir de ahí, sólo hace falta concederle un poco de tiempo (quizá algunos días) para que se vaya asentando y liberando de sus niveles de estrés. En el caso de que no hubiéramos hecho esta actividad, lo más seguro es que su cuerpo desarrollara alguna enfermedad relacionada con los nervios.

Ya se ha podido comprobar que los animales que han estado sometidos a situaciones de estrés tienen daños psicológicos, no actúan con normalidad (incluso con desorientación) y, en algunos casos, sufren depresiones y periodos de tristeza que pueden llegar a ser mortales. Los problemas que acarrean los nervios son más graves de lo que parecen.

Actualmente hay muchos animales que están viviendo este tipo de situaciones. Por ejemplo, los que están en el zoo se ven sometidos a diario a un montón de visitas y personas que quieren verlos. Es evidente que, al ver a tanta gente, pueden llegar a ponerse muy nerviosos.

De todas formas, os seguimos recomendando que ayudéis a los animales que estén viviendo algún momento estresante. Tal y como nos sucede a nosotros, ellos también sufren, por lo que sería conveniente que se les diera un trato más cariñoso, alejándolos un poco de las situaciones de estrés que vivimos en nuestro día a día.

Vía | Wikipedia
Foto | Tiia Monto

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El estrés en los gatos: causas y consejos 8 noviembre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *