17 mayo 2016 Domésticos

Perros

Siempre tenemos un cierto temor cuando le ponemos una vacuna a nuestra mascota. Más que nada porque desconocemos los efectos secundarios que tendrá sobre su organismo. En todo caso, no os preocupéis. Es cierto que este tipo de remedios pueden provocar a los dueños más de un dolor de cabeza. Eso sí, solo es necesario ser un poco precavidos con el fin de conocer cómo debemos actuar.

Un estudio llevado a cabo en Japón sobre 311 perros vacunados ha demostrado que la vacuna de la rabia es una de las soluciones que más problemas dan. Entre los efectos secundarios se encuentran la gripe, las alergias, las afecciones en la piel e incluso en las vías respiratorias. También son frecuentes los daños gastrointestinales o las patologías cardiovasculares. Tampoco olvidemos la llamada anafilaxia, la cual agrede al organismo de los animales y destruye los glóbulos rojos.

Los efectos secundarios son más frecuentes en perros jóvenes, aunque hay que tener en cuenta que la mayoría de vacunas son completamente seguras. Esto significa que no nos debemos preocupar en exceso.

Si queréis evitar males mayores, lo mejor es vigilar constantemente al animal y comprobar que no reciba ningún efecto secundario grave. No obstante, es aconsejable consultar posibles problemas con las vacunas al propio veterinario.

Repetir y hacer mención especial al hecho de que la gran mayoría de vacunas que hay en el mercado son completamente seguras y están preparadas para no provocar daños a los animales. Por lo general no tendréis mayores problemas. El veterinario os dará algunas recomendamos a realizar en el caso de encontrar efectos secundarios. Como podéis comprobar, al final casi todo es color de rosa.

Vía | Petfinder
Foto | Pixabay – skeeze

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *