12 noviembre 2009 Curiosidades, Medio Ambiente

geiseres

La mayor parte de las aguas subterráneas recogen de las rocas sales y otros minerales. Dichas aguas, llamadas aguas minerales, a veces sólo pueden ser digeridas por los animales, pero también ocurre con frecuencia que contienen riquezas medicinales.

La concentración de minerales llega a ser con el tiempo tan elevada, que al evaporarse el agua lentamente de la superficie rocosa, queda un sedimento de una sustancia pétrea en varias capas. Los terrenos así cubiertos se dice que están petrificados, esto es, convertidos en piedra.

En los géiseres, el agua se calienta al penetrar profundamente por las capas porosas de la corteza terrestre, y como parte de ella llega a las profundidades donde la temperatura es muy alta, entonces hierve.

A pesar de la gran presión que ejerce el agua a tan gran profundidad, la temperatura es tan alta que el vapor se abre paso hasta la superficie saliendo en un chorro de agua hirviendo y vapor. Este súbito escape reduce la presión subterránea, lo que permite que el agua vuelva a hervir. El chorro puede llegar a durar un minuto o más, hasta que cede la presión. Entonces vuelve a infiltrarse más agua fresca, hierve y el geyser brota de nuevo.

El geiser Old Faithful en los Estados Unidos, entra en erupción con regularidad de 21 a 23 veces diarias, lanzando al aire cada vez alrededor de 40.000 litros de agua a una altura de 40 metros.

Fuente | Ciencia Visión – Agua

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El agua en el hogar (I) 22 marzo 2010
  2. Un valle de géiseres con 70 años 18 abril 2011
  3. Minerales raros 5 julio 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *