17 marzo 2015 Salvajes

caja-nido

Montar cajas nido puede ser una excelente forma de ayudar a proteger el medio ambiente haciéndoles la vida más fácil a los pajarillos silvestres, aunque también puede servirnos si disponemos de un amplio jardín para que algún pájaro establezca su nido en nuestro hogar. Sean cuales sean las razones, construir una caja nido no es muy difícil, aunque sí es recomendable seguir unos pocos consejos.

1. No molestar a los pájaros

Para mí, este consejo es el más importante de todos y si no estáis dispuestos a seguirlo, no deberíais construir en ningún caso una caja nido. Los pajarillos que quieran anidar en esta estructura no están ahí para nuestro divertimento, por lo que debemos molestarles lo menos que sea posible. Además, si se les incordia mucho, podrían abandonar la caja nido y si este suceso se produce en la época de cría, el daño que estaremos causando será aún mayor.

2. Adaptar la caja nido a cada tipo de pájaro

A través de internet hay multitud de tutoriales que nos guiarán en la tarea de construir nuestra propia caja nido. Normalmente suelen ser bastante estándar, por lo que servirán para la mayoría de pájaros silvestres de nuestra zona, como carboneros o herrerillos, aunque si la queremos para alguna otra especie, probablemente necesitemos algo más específico. En caso de que no tengamos el tiempo o la habilidad necesarias, también pueden adquirirse a través de internet o en alguna tienda especializada en ornitología.

caja-nido

3. Usar materiales adecuados y reducir las amenazas

A la hora de construir la caja nido, es muy recomendable que utilicemos maderas que sean resistentes al agua y a los efectos de la climatología adversa. Esto garantizará la vida de la estructura, y también la de los posibles pájaros que allí se instalen. No debéis pintar ni poner colores chillones o decorarla con elementos estrafalarios, ya que puede asustar a los pájaros y en el peor de los casos, atraer la atención de algún indeseable que la destruya. En estos casos, lo mejor es la discreción. Aunque puede ser tentador, tampoco hay que añadir posaderos en la caja nido. Los pájaros no los necesitan y pueden servir de ayuda a los depredadores a la hora de entrar en la caja.

4. Evitar causar daños al árbol

Normalmente, las cajas nido van sujetas a árboles por razones obvias. En cualquier caso, cuando estemos dispuestos a colgar nuestra caja nido, deberemos hacerlo de una forma que perjudique lo menos posible al árbol. No tenemos que olvidarnos que las plantas son seres vivos y que también hemos de protegerlas. Por tanto, evitad usar clavos u otros elementos que puedan dañarlos y si utilizáis alambre, poned una rama entre el tronco y la misma para evitar que cuando el árbol crezca el alambre se incruste en su corteza.

5. Disfrutar de la experiencia

No es fácil que se establezca una familia de pajarillos en nuestra caja nido, pero cuándo lo hacen, es toda una experiencia digna de ser disfrutada, sobre todo para los más pequeños. Esto se debe a que tendremos un lugar privilegiado para ver desde la distancia la especie que ha establecido su hogar en nuestra caja, y poder ver su comportamiento, y en general, disfrutar de la vista de estos pequeños seres en un entorno cercano.

Fuente | El Cárabo, SEO/Birdlife
Fotografía | Brian Rawson-Ketchum, Tim Bounds

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *