¿Por qué escuchar el lloro de un perro nos rompe el corazón? La ciencia lo explica

¿Por qué escuchar el lloro de un perro nos rompe el corazón? La ciencia lo explica

Escrito por: Ildefonso Gómez Herrera    28 agosto 2019     Sin comentarios     2 minutos

Escuchar el lloro de un perro nos pone sensibles. Un estudio ha estado investigando por qué sucede esto.

Es una realidad que, cuando escuchamos cómo los perros lloran, sentimos una pena bastante grande. Aunque a veces no haya un sentido lógico. Si vemos esto con detenimiento, incluso comprobaremos que a las personas más serias también les sucede. Sin embargo, ha tenido que ser la ciencia la que explique este fenómeno. Concretamente, un estudio publicado en la Royal Society Open Science muestra por qué los lloros de los perros nos causan sensaciones parecidas a las de los lloros de los bebés.

Para encontrar una explicación 500 personas adultas estuvieron escuchando este tipo de lloros. Los investigadores anotaron los resultados. Y pudieron comprobar que las personas que vivían con gatos o perros eran más sensibles a escuchar cómo los perros lloraban. Ambos también comprobaban que estos sonidos de los perros les afectaba más negativamente que algunos audios parecidos, respecto de los gatos.

Hablando de otra manera, los canes son más efectivos a la hora de comunicar la angustia a las personas. Además, las personas que tienen mascotas también son más sensibles a este tipo de sensibilidad emocional.

Entonces ¿por qué se produce esta sensación?

Perro

Christine Parsons, profesora asociada de la Universidad de Aarhus en Dinamarca y coautora del estudio, ha concretado por qué este tipo de sonidos nos ponen sensibles:

Ante los sonidos a los que tenemos que responder, tiene sentido que los encontremos como emocionalmente convincentes. Esta diferencia en la dependencia de los animales puede explicar por qué todos los adultos, incluidos los dueños de gatos, califican los gemidos de los perros como más negativos que los maullidos de los gatos. Simplemente, los perros pueden tener señales de socorro más efectivas que los gatos.

Esto también explica por qué consideramos que la interacción con las mascotas es tan gratificante y nos afecta emocionalmente tanto en su forma positiva, como el ronroneo, como en las negativas, incluyendo los maullidos y gemidos.

¿Por qué los perros a veces nos rompen el corazón? Simplemente, comunican lo que les sucede de una manera más efectiva. Algo muy lógico y que ha quedado explicado gracias a este estudio.

Vía | Bustle
Fotos | Wikimedia Commons – DodosD | Max Pixel


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.