Eutanasia para mascotas: algo más que una despedida

Eutanasia para mascotas: algo más que una despedida

Escrito por: Fer Sanchez    18 enero 2023     3 minutos

La eutanasia para las mascotas es una práctica que consideran cada vez más, sobre todo en aquellos casos en los que una enfermedad genera un sufrimiento evidente que no se puede aliviar.

Sin embargo, es un momento difícil para el dueño de la mascota y precisamente es el dolor que pueda padecer el gran amigo de cuatro patas lo que le coloca a su dueño a tomar esta determinante decisión que les separa para siempre.

Este acto puede convertirse en un espacio para expresar también paz, amor y cariño y de esto se han encargado los veterinarios que aplican la eutanasia con intervenciones que son atendidas de forma personalizada en los espacios que han compartido la mascota y su familia.

El procedimiento es voluntario y lo aplica el veterinario durante momentos donde el animal se encuentra padeciendo o sufriendo de enfermedades. No todos están preparados para realizarlo, pero muchos, en su mayoría, ofrecen servicio online a domicilio.

Estos últimos momentos son apreciados, el veterinario se encargará de intervenir voluntariamente a la mascota con una inyección para provocar la muerte, una práctica permitida en muchos países y para la que se preparan los especialistas.

¿Cuándo decidir en aplicar la eutanasia a las mascotas?

Como cualquier persona a la que se le ama, con los animales también sus dueños esperan que sea una muerte natural la que los separe. No obstante, en muchos casos esto no sucede de esta forma.

Aunque es una decisión difícil de tomar, es la más sabia cuando la mascota está en una edad avanzada o con su salud bastante deteriorada por un diagnóstico clínico que le hace sufrir como un cáncer terminal que ya no requiera de cirugía.

Mascota Despedida

Otro de los panoramas en las que se puede llegar a decidir en la eutanasia para la mascota es cuando sufren después de un accidente de tránsito o doméstico que ha dejado al animal con una mala calidad de vida y el daño haya sido irreparable.

El veterinario puede ir indicando cuidados paliativos en el caso del cáncer, donde puede referir retirar el tumor u operar, aun cuando esto no sea la salvación de la mascota, pero en algunos casos puede garantizar unos meses más de vida. Sin embargo, al comenzar el sufrimiento llegará el momento de la eutanasia.

Una muerte digna

Para muchos la eutanasia en las mascotas es un sacrificio, el veterinario se encargará de preparar a la familia para que comprendan la diferencia entre ambos actos. Cuando se habla de sacrificio se hace referencia a la muerte del animal estando sano y la eutanasia se aplica cuando se encuentran enfermos, padecen de las secuelas de la vejez o sufren por otras causas.

Los veterinarios serán quienes le indiquen la eutanasia. Sin embargo, no es una decisión que el especialista tome a la ligera. Este deberá evaluar exhaustivamente al animal y si el sufrimiento es tan grande procede a la eutanasia como una necesidad para el descanso.

La finalidad de la eutanasia es terminar con el sufrimiento de la mascota, de no existir soluciones médicas que le permitan una vida digna. Aunque sea una solución, sigue siendo contradictorio enfrentar la acción del veterinario para lo mejor del animal y el dolor de la familia.

Tipos de eutanasia

Cuando el animal se convierte en parte de la familia y hay que tomar esta decisión tan dolorosa, lo importante es conocer los procedimientos y acompañarlos hasta sus últimos minutos para ofrecerles fuerza, tranquilidad y paz:

  • La eutanasia activa: en este procedimiento el animal recibe una inyección letal con exceso de anestesia. Al momento de aplicarle el contenido perderá la consciencia hasta morir. Es uno de los métodos más rápidos y el elegido cuando el sufrimiento es mucho.
  • La eutanasia pasiva: mediante este proceso no muy rápido, se busca acelerar la muerte del animal de una forma natural para evitar los tratamientos para alargar la vida.
  • Eutanasia indirecta: a través de este procedimiento se ofrece tratamiento al diagnóstico de la enfermedad, aun cuando permita acelerar la muerte.


Comentarios cerrados