25 septiembre 2017 Domésticos

Gatos

La gran capacidad auditiva que tienen los gatos y perros es indiscutible: son capaces de escuchar sonidos a una mayor distancia que los humanos y con una impresionante calidad. Por esta razón pueden captar, por ejemplo, cuando alguien está llegando a casa con sólo oír algunos de sus pasos. Está claro que si la naturaleza los hubiera dotado con otras capacidades nuestra privacidad se acabaría.

Estos animales tienen el sistema auditivo tan desarrollado, que inclusive se les considera como su sexto sentido. El oído funciona mediante sus orejas, las cuales son parecidas a antenas parabólicas que mueven para captar mejor los sonidos a través de ondas con gran intensidad que los humanos no podríamos percibir.
Su tímpano es muy pequeño, aunque es capaz de vibrar ante el más mínimo sonido y, en cuestión de milésimas de segundo, enviar la información al cerebro con el fin de procesarla.

El oído es tan importante para las mascotas que, incluso aquellas que nacieron con sordera o la sufren después de algunos años, les cuesta relacionarse con otros de su misma especie o con los seres humanos. Y pueden llegar a reaccionar de forma agresiva o con miedo. Sin embargo, unos buenos cuidados basados en la paciencia, el esfuerzo y la perseverancia pueden conseguir que estos animales tengan una vida completamente normal.

Enfermedades

Perro

Una enfermedad común que pueden llegar a padecer las mascotas en sus aparatos auditivos es la otitis. Se trata de una infección que bloquea los conductos de escucha y los incapacita para oir sonidos. Esta parte de su cuerpo se debe mantener siempre limpia y, en caso de llegar a sufrir esta patología, es recomendable llevarlos al veterinario con el fin de poner en marcha el tratamiento correspondiente. En el caso de que no tomar las medidas adecuadas el tímpano podría sufrir una rotura, provocando las pérdida auditiva en los animales. Es decir, se quedarían sordos.

Otra dolencia común en los aparatos de escucha de las macotas, especialmente en los felinos, son los ácaros. Estos enemigos se meten en el oído, provocando daños gracias a su gran capacidad de reproducción. Podéis identificar su presencia en el caso de que los gatos se arrasquen mucho las orejas.

El oído de perros y gatos es algo bastante curioso e interesante que merece ser estudiado y cuidado. Ya sabéis: la higiene es fundamental para que el aparato auditivo de las mascotas no resulte dañado. Vuestro animal os lo agradecerá.

Vía | The Spruce
Fotos | Pixabay – Bert1001 | Pixabay – liliy2025

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *