19 mayo 2016 Domésticos

Gato

A nosotros mismos se nos encendió la bombilla cuando empezamos a pensar en el hecho de poder esterilizar, o no, a nuestros gatos. Existen ventajas e inconvenientes. Sobre todo en cuanto al sexo femenino. En ellas, la importancia es aún mayor. Entre otras razones porque, si realizamos la esterilización, no podrá tener hijos.

Cuando se castra a un gata, lo que se hace es extirpar los ovarios, además de, en ocasiones, el útero. No tendrá celos y se reducirán las posibilidades de que desarrolle un cáncer de mama o de útero. También se evita la piometra y otras infecciones de caracter uterino. Lo mismo sucede con los tumores mamarios. Las ventajas en cuanto a enfermedades son numerosas.

Gracias a la esterilización también se evitan otros problemas como, por ejemplo, las enfermedades infecciosas, los daños físicos, posibles pérdidas, o incluso accidentes. Al ser castrada, la gata tendrá otra actitud bastante más tranquila, con los beneficios que eso conlleva. Además, el animal tendrá una esperanza de vida del 10% más. Incluso evitaréis maullidos, orina, heces y garras marcadas.

Es necesario tener en cuenta que las esterilizaciones debe realizarlas un profesional, normalmente un veterinario. Si queréis llevar a cabo la operación, la mejor opción es la de encargar la castración a este tipo de médico para animales. Así no tendréis problemas y os garantizaréis salubridad y legalidad.

En todo caso, advertir de nuevo de que la castración o esterilización es un paso extremadamente importante que no debe ser tomado a la ligera. Tenedlo en cuenta y pensadlo bien antes de iniciar la operación, ya que realizaréis un acto para toda la vida.

Vía | Cat Care
Foto | Pixabay – rihaij

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *