6 julio 2016 Noticias

Wombat

La depresión es una de las enfermedades que más se padecen en la actualidad. No en vano, existen cientos de personas que la tienen y que la sufren a cada día que pasa. Por supuesto, este tipo de dolencias también pueden acontecer en los animales. Tonka es un buen ejemplo de ello. Hablamos de un wombat australiano que recientemente ha fallecido debido a una depresión. Sería conveniente echarle un vistazo a lo que le ha sucedido.

Tonka era un wombat australiano que fue rescatado de la bolsa de su madre cuando esta fue atropellada. La cría fue trasladada al Santuario de Billabong, en Queensland, donde un grupo de guardabosques se hizo cargo de su desarrollo. De hecho, pasó a vivir en el propio parque natural de la zona, incluso jugando con los turistas que lo visitaban. El animal era muy feliz debido a que estaba en continuo contacto con los visitantes.

Sin embargo, fue en 2011 cuando todo cambió. Y es que el ciclón tropical Yasi pasó por la zona, dejando todo casi destruido. Incluyendo el lugar en el que vivía Tonka. El parque fue cerrado durante diez semanas, por lo que Tonka no pudo seguir relacionándose con los turistas. De hecho, el animal dejó de comer y casi de beber, obteniendo una depresión que le propició más problemas.

Aunque el parque fue reabierto, lo cierto es que el animal no volvió a ser el mismo. Estar todo el tiempo sin comer y deprimido provocó daños renales fuertes a los que no pudo sobrevivir. La enfermedad contraida ha tenido un desenlace fatal: Tonka ha muerto en junio, a la edad de siete años.

Tonka es un ejemplo de que las depresiones pueden tener consecuencias muy graves e irreversibles. Se trataba de un animal, pero los daños también pueden producirse en los seres humanos. Sin duda, una situación bastante complicada, con un final fatal.

Vía | ABC News
Foto | Wikimedia Commons – JJ Harrison

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *