26 agosto 2010 Curiosidades, Noticias

luna
A partir de las imágenes en alta resolución del orbitador LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) de la NASA acaban de descubrir escarpes lobulares en la superficie lunar que apuntan a que nuestro satélite se está encogiendo. Así, el equipo de Thomas R.Watters (Institución Smithsonian, EEUU) ha dado a conocer este descubrimiento en la revista Science.

“La contracción que expresan estas fallas es de no más de mil millones de años, pero el hecho de que corten impactos de pequeño diámetro, que no haya cráteres de impacto de diámetros grandes superpuestos a los escarpes, así como que su apariencia sea ‘fresca’ y no degradada, sugiere que podrían ser mucho más jóvenes”, explica Watters.

También destaca, que estas fallas podrían haberse formado muy recientemente y podrían indicar que la Luna aún se está enfriando y encogiendo a día de hoy.


A modo de información, los escarpes lobulares son fallas de empuje, es decir, son elevaciones con ángulo pero de inclinación pequeña. Estos se producen sobre todo en las tierras altas de la Luna. Su primera identificación de estas formaciones fue cerca del ecuador lunar con las cámaras panorámicas que utilizaron en las misiones Apolo 15, 16 y 17.

Los escarpes descubiertos hasta el día de hoy suman un total de 14, informándonos que estas fallas se distribuyen de forma global y no solo en la zona ecuatorial del satélite.

Las fallas de empuje relativamente jóvenes y distribuidas de forma global muestran una contracción reciente en toda Luna, probablemente debido al enfriamiento del interior lunar, y la cantidad de contracción se estima en cerca de 100 metros en un pasado reciente”, explica Watters.

Tras las últimas imágenes de la Luna está cambiando el punto de mira de los investigadores de la Escuela de Exploración de la Tierra y el Espacio de la Universidad Estatal de Arizona (EEUU). No tan sólo han detectado muchos escarpes lunares desconocidos anteriormente, sino que también están observando detalladamente los identificados con las fotografías del Apolo.

De momento, los expertos confían en poder obtener nuevos datos sobre la superficie lunar. “Creo que vamos a encontrar muchos más escarpes lobulares a medida que consigamos más y más imágenes en alta resolución con la cámara del LRO, y uno de los proyectos futuros será determinar con mayor exactitud lo jóvenes que son estos escarpes de falla”, concluye Watters.

Vía | ECOticias

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 agosto 2010
  2. Una Luna llena de agua « yo por la naturaleza 23 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *