10 febrero 2016 Peligro de extinción, Salvajes

quebrantahuesos

La recuperación de la población de quebrantahuesos en la sierra de Cazorla se consolida poco a poco gracias a los nuevos nacimientos que tienen lugar cada año durante la temporada de cría. Desde su puesta en marcha, han nacido y sobrevivido un total de 52 pollos en las instalaciones de este área. El primer ejemplar de la temporada 2016 ha nacido en el Centro de Cría en Cautividad de Guadalaentín en Cazorla (Jaén). Este polluelo es hijo de “Joseph” y “Keno”, la primera pareja en que inició la puesta durante el mes de diciembre.

El ejemplar pesó 127,2 gramos y se le ha asignado un código (BG886) desde la red de cría europea del quebrantahuesos. Su periodo de incubación ha sido de 53 días y todo el proceso se ha realizado en el nido de sus progenitores. Hasta el momento, “Joseph” se había mostrado muy reticente con las crías adoptivas llevadas hasta su nido, lo que hacía temer por la integridad de los polluelos y ahora con este nacimiento, su comportamiento parece completamente distinto hacia su propia cria.

Los nacimientos se seguirán sucediendo a lo largo de las próximas semanas. Todas estas nuevas crías se alumbran dentro del marco del Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos, y que desde 1996 se producen en el Centro de Cría de Guadalentín, que es gestionado por la Fundación Gypateus. Todos estos esfuerzos están destinados a lograr que la población local se estabilice y que pueda ser viable y autónoma en el largo plazo.

A pesar de que las poblaciones de quebrantahuesos se estabilicen, sigue siendo una especie muy vulnerable que necesita un especial cuidado y atención. Uno de las mayores amenazas a las que tiene que hacer frente son los cebos envenenados, que actúan indiscriminadamente sobre especies protegidas y aquellas que no lo son.

Vía | Efe Verde
Fotografía | Jorgerubio.es

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *