3 mayo 2017 Cuidados

Gato

Que nuestra mascota vomite no es buen síntoma, pensaréis. Eso es evidente. Si tenéis un gato, estaréis más o menos acostumbrados a verle realizar este movimiento. Aunque eso no significa que todo en su salud esté correcta. Podríamos decir que es algo común, sin llegar a ser grave, aunque a la vez puede ser síntoma de que hay algo mal. Los dolores de cabeza deberían llegarnos en el caso de que se conviertan en algo habitual.

Antes de nada, si vuestro gato tiene vómitos de manera habitual, es conveniente estar durante unas horas observando qué es lo que hace. Esto permitirá comprobar cual es el posible problema. Es posible que vomite después de comer, después de beber, o simplemente por estar en determinados lugares.

Una de las causas más comunes de los vómitos son las bolas de pelo. Los gatos se acicalan con la lengua, por lo que los pelos se acumulan en esta y, finalmente, los ingieren. Teniendo en cuenta que el estómago no está preparado para digerirlos, estos se expulsan en forma de bolas, ayudándose del vómito. No en vano, es posible darle remedios naturales con el fin de que realizar la purga de una manera más sencilla.

Existen dos causas más que pueden provocar los vómitos: el estrés y los parásitos. El primero, el estrés, desemboca en una gran cantidad de nervios que les provocan molestias y, finalmente, vómitos. Cuidado con las situaciones que viven. En cuanto a los parásitos, estos pueden provocarles dolores, incluso internos, que les den malas sensaciones. Si sospecháis de esta posibilidad, la mejor idea es la de llevar al animal a un veterinario.

Hay muchas más razones por las que los gatos pueden vomitar, incluyendo el ya famoso veneno. Si véis que la causa podría ser externa o sospecháis que la salud del minino corre grave peligro, lo mejor es realizar una visita al veterinario.

Vía | WebMD
Foto | Pixabay – mamkaklass

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *