21 octubre 2014 Salvajes

aguila-calzada

El conocimiento del mundo animal es algo que siempre está en crecimiento, y recientemente se ha podido demostrar que seguimos sin conocer muchos de los aspectos vitales de los animales con los que compartimos nuestro planeta. Gracias a las investigaciones del programa Migra hemos podido conocer algunos comportamientos hasta ahora desconocidos sobre el águila calzada (Hieraaetus pennatus).

El estudio realizado ha mostrado que este ave rapaz tarda más tiempo en realizar la migración primaveral que la otoñal. Hasta ahora se pensaba que lo normal sería lo contrario, ya que se dirigen a sus zonas de cría y conseguir un territorio favorable parece algo esencia, pero en el caso del águila calzada se ha podido comprobar que no es así gracias a la información obtenida de doce ejemplares seguidos con GPS.

Los autores del estudio sostienen que estos datos abren nuevas preguntas sobre el comportamiento migratorio de las aves y qué elementos resultan determinantes en este proceso. Así mismo, se ha intentado averiguar qué induce las águilas calzadas a imprimir una mayor velocidad en su migración otoñal, algo que podría estar relacionado con que tenga una mayor relevancia para esta especie el obtener buenos territorios de caza de cara al invierno.

En cualquier caso, los motivos están abiertos a la especulación ya que no se conocen exactamente las razones que llevan a este comportamiento, pero queda patente que gracias a iniciativas como el programa Migra y a la labor de los investigadores son posibles estos pequeños descubrimientos.

Vía | SEO/Birdlife
Fotografía | jorgerubio.es

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *