31 julio 2009 Curiosidades, Medio Ambiente, Noticias

museo

El edificio de la Academia de Ciencias de California (Estados Unidos) cuenta con un techo cubierto de vegetales autóctonos, paneles de energía solar y sistemas de recuperación y reutilización del agua.

Luego de abrir sus puertas, el edificio que alberga a la Academia de Ciencias de California, se ha convertido en un paradigma no solo por su ambiciosa distribución, sino también porque, de acuerdo con sus principios, es el primer ‘museo verde’ del mundo.

El mismo fue diseñado por el conocido arquitecto Renzo Piano, en su interior cuenta con un acuario un planetario, una biblioteca científica, el museo de historia natural y una selección de cuatro pisos donde se ha instalado el ‘vivarium’ de una selva tropical. Para actividades académicas cuenta con un cine que puede reproducir películas en 3D, una sala de conferencias, el Centro Naturista, dos restaurantes, jardín botánico, avario y terraza. Este recinto alberga información detallada de 20 millones de especies animales.

Energía solar
Alrededor de la estructura se colocaron 60.000 celdas fotovoltaicas
que generan 213.000 Kw./hora de energía al año, 10 por ciento del consumo energético del edificio.

Flotando
El planetario, de 27 metros de diámetro
, está sobre un tanque que contiene un arrecife de coral de Filipinas, único en el mundo.

Terraza viviente
La terraza cubre 10.000 metro cuadrados y contiene nueve especies de plantas nativas de California
. Es la estructura más sobresaliente del edificio y un ejemplo de eficacia en cuanto a generación de tierra y enfriamiento: los 15 centímetros de tierra y sustratos que posee actúa como aislante natural, y cada año aprovecha 13.6 millones de litros de agua de lluvia.

Selva en casa
Una rampa conduce los visitantes por los distintos niveles
que constituyen una selva tropical. Esta sección se ha llenado con 380.000 litros de agua para simular el ambiente amazónico.

Acuario
El Planeta Acuoso exhibe especies marinas
en tanques cuyas formas curvilíneas semejan olas del mar.

De todo un poco
Dentro del domo de cuatro pisos que contiene el hábitat selvático, el público puede observar especimenes de Borneo, Madagascar, Costa Rica y el Amazonas.

Fuente | Revista Muy Interesante

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *