11 diciembre 2014 Flora

acebo

Si en la anterior entrada dedicada a las plantas que protagonizan las fiestas de Navidad se la dedicamos al muérdago, la de hoy es para otra no menos emblemática y característica: el acebo. Totalmente inconfundible por la viveza de su color verde o por sus frutos de color rojo, se ha convertido en todo un símbolo de la navidad.

El acebo es un arbusto de tamaño medio, de madera dura y relativa frondosidad. El color verde de sus hojas es muy característico, así como su forma espinada y su dureza. Otro de los elementos más llamativos son sus frutos de color rojo, que con las tonalidades oscuras de las hojas ofrece un contraste cromático de gran belleza. Por si alguien se lo preguntaba, las bayas son tóxicas para los seres humanos.

En la antigüedad se le atribuían al acebo propiedades mágicas y formaba parte de rituales junto a otras plantas como el muérdago, con el que comparte otras facultades como la elaboración de liga para la caza de aves. Más allá de estas cuestiones, su madera ha sido muy apreciada por ebanistas, aunque actualmente se trate de una especie protegida.

Al parecer, el acebo se empezó a identificar con la Navidad tras el auge y extensión del cristianismo frente a las religiones paganas. La idea era la de ofrecer un sustituto del muérdago, utilizado durante las celebraciones del solsticio de invierno, por otro símbolo más neutro y libre de cualquier connotación del paganismo. De hecho, esto explicaría en cierto modo los motivos por lo que dos especies tan distintas puedan ser confundidas a pesar de sus notables diferencias.

Como señalaba, los ejemplares salvajes están protegidos y en ningún caso se deben cortar para realizar la decoración navideña de nuestros hogares. Si queremos respetar el medio ambiente y la supervivencia del acebo, es mejor adquirir ejemplares criados en viveros, de forma que la celebración de la Navidad, no suponga la destrucción de los ejemplares de este bello y emblemático arbusto.

Fuente | Wikipedia
Fotografía | Nannette Turner

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *