18 marzo 2010 Bioficha, Flora

cerezo

Hace millones de años, antes de que el hombre apareciese sobre la Tierra para modificar radicalmente su aspecto, algunas plantas habían empezado ya su emigración hacia territorios limítrofes.

Los cómplices de estas invasiones pacificas fueron los pájaros que esparcían semillas capaces de generar nuevas plantas. Este medio de transporte, inventado por la naturaleza, fue el que utilizo el cerezo para trasladarse desde Asia Sudoccidental, de donde procedía, hasta Europa y África del Norte, convirtiéndose poco a poco en un común habitante de sus bosques.

La aparición de esta planta en Europa es muy antigua. Huesos de frutos bien conservados, hallados en las casas flotantes del lago suizo de Bourget dan testimonio de su presencia y de haber sido ya utilizado por nuestros antepasados.

La cosecha de las cerezas silvestres fue sustituida por el cultivo de las variedades más preciadas en época relativamente reciente. Fue en el 64 antes de Cristo: los romanos, vencedores de Mitridates, descubrieron en Turquía, cerca de Cerasonte –en latín ‘Cerasus’ significa ‘cereza’-, algunas exquisitas cerezas y las llevaron a sus casas.

Hoy, las variedades que se cultivan se cuentan por centenares. Pero fundamentalmente pueden dividirse en dos grupos: las cerezas verdaderas de pulpa consistente y las de pulpa acidulada, muy adecuadas para obtener jarabes y licores.

“Cerezos en flor”, primavera, amor y canciones; la literatura se ha apoderado de esta flor y ha creado imágenes poéticas algunas veces magnificas.

La madera del cerezo es fácil de trabajar. Los muebles que se obtienen con ella son muy preciados, pero por encima de todo tienen gran valor los objetos antiguos, elaborados con un pacientísimo trabajo de talla.

En abril de 1876 estalló en Bulgaria la revolución contra los turcos. Toda la población colaboró en la guerra y los carpinteros construyeron los primeros cañones usando madera de cerezo.

Fuente | El maravilloso mundo de las plantas

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 18 marzo 2010
  2. Sefrou, cerezas distinguidas por la Unesco - Marruecos 5 junio 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *