29 abril 2017 Noticias

Parque de atracciones

Todo sabemos que el Ser Humano puede llegar a ser muy destructivo. No en vano, en más de una ocasión se han construido grandes edificaciones en lugares en los que antes reinaba el mundo animal, procediendo incluso a la eliminación de especies y fauna, y causando grandes daños. Sin embargo, vamos a centrarnos en una construcción que, también, ha dado que hablar más de una vez: los parques temáticos.

Nos preguntamos si la construcción de los mismos es peligrosa para la vida animal. Para ello, es necesario seleccionar grandes superficies, normalmente llenas de árboles y animales, que son destruidas con el fin de alojar las nuevas instalaciones. A primera vista, la construcción de estos sitios altera la vida animal y provoca que los hábitos de algunas especies sean alterados de manera grave. No en vano, los propios animales deben adaptarse forzosamente a la nueva situación.

Desde algunas asociaciones de defensa de los animales ya se ha afirmado que estos cambios “afectan al hábitat de los animales“. En el caso de los parques de atracciones, los propios animales “utilizan algunas de las instalaciones cuando no se están usando“. Pero ¿que ocurre cuando vuelven a funcionar?. Básicamente “las especies no notan la modificación y pueden tener algún accidente“. Una situación que puede provocar bastante confusión.

Está claro que, si se quiere conservar la vida animal en perfecto estado, la construcción de grandes edificaciones en espacios en los que abunda la fauna no es buena idea. Razones hay de sobra: se cambian los hábitos de los animales, se perturba su tranquilidad y se eliminan algunas de sus formas de vida. La pregunta es si es ético seguir construyendo parques temáticos en los que antes abundaba la vida animal.

Vía | PetMD
Foto | Wikimedia Commons – Tcc8

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *