11 mayo 2016 Domésticos

Perro

Existen muchas maneras de jugar con nuestra mascota. Unas son buenas, otras son malas. No obstante, hay que tener un cuidado especial con aquellos momentos que pueden resultar nocivos. Tanto para nosotros como para los animales. Uno de los juegos más practicados se realiza con palos. Sí, es muy divertido lanzarlo y que el animal lo devuelva. Sin embargo, también es cierto que puede haber accidentes.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que los palos son de madera, lo que significa que las astillas pueden provocar daños externos e internos. Además, el deterioro de los componentes también provoca otros males, incluyendo asfixias en el caso de que los trozos que se sueltan sean demasiado grandes. No olvidéis que, según el tamaño de los componentes que se traguen, puede haber incluso perforaciones en el interior del cuerpo.

Por otra parte, mencionar que los palos que se cogen de zonas de dudosa índole también pueden incluir suciedad y diferentes tipos de bacterias que, en el cuerpo del canino, también ocasionan enfermedades. Por supuesto, las mismas pueden llegar a ser fatales.

La única solución que existe para este problema es bastante sencilla: no tiréis palos al perro. Es muy divertido, pero también extremadamente peligroso. Es necesario que los animales disfruten, pero sin poner en riesgo su salud. No olvidéis que también existen otro tipo de juegos que igualmente resultan muy peligrosos, por lo que también debéis tener un cuidado extremo.

Aunque aquí hayamos hecho un resumen de por qué los palos son malos en los juegos con perros, debéis tener en cuenta que existen todo tipo de peligros que tienen que ver con los mismos. Tenedlos en cuenta.

Vía | ATV
Foto | Pixabay – white-lady0

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *