13 marzo 2010 Medio Ambiente

oceano

Los océanos no son masas de agua quieta. Existen poderosas corrientes que recorren miles de kilómetros, a veces por la superficie y a veces por las profundidades, mientras que en otras zonas el agua de pronto de hunde o sube a la superficie.

Una de las corrientes más conocidas es la Corriente del Golfo, que lleva agua templada desde el Golfo de México y el Caribe hasta el nordeste de Europa. Sin ella, los inviernos en Gran Bretaña serían mucho más fríos.

Otra la famosa Corriente de Humboldt, que lleva agua del Antártico por la costa occidental de Sudamérica. Más o menos frente al Perú, esta corriente surge a la superficie trayendo mucha agua cargada de minerales y sustancias nutritivas. Como resultado se produce allí el mayor caladero de pesca costera del mundo, especialmente rico en anchoas, de las que Perú recolectó en el año 1970 la cantidad record de 12 millones de toneladas.

En casi todas las partes del mundo el nivel del mar se eleva dos veces al día (pleamar) y baja otras tantas (bajamar), con una diferencia entre una y otra que puede ser enorme, como los 20 metros en Bahía de Fundy.

La fuerza de atracción del Sol y la Luna sobre las aguas de la Tierra es la principal causa de las mareas.

Por la superficie siempre hay olas, cuyo tamaño depende de la fuerza del viento. Al aumentar el viento, las olas van creciendo de tamaño en el transcurso de varias horas, pero al mismo tiempo se agranda la distancia entre ola y ola. Estamos tan acostumbrados a ver moverse las olas por el mar, que nos cuesta trabajo creer que el agua permanece en el mismo sitio y que lo que se traslade sea sólo la onda.

Al pasar la ola, el agua (o las partículas que la componen) se mueve verticalmente: hacia arriba girando, lateralmente, hacia abajo, hacia atrás y de nuevo hacia arriba. La distancia recorrida en este ciclo depende del tamaño de la onda. Las mayores olas que se encuentran en el océano miden unos 15 metros desde el seno hasta la cresta, aunque a veces se produce olas que miden el doble.

Fuente | Agua – Ciencia Visión

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 13 marzo 2010
  2. Fenómeno del niño 28 agosto 2010
  3. Minerales raros 5 julio 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *