19 agosto 2011 Noticias

los dibujos de sus alas las protegen

En muchas ocasiones te hemos contado como las diferentes especies deben cambiar algunas de sus características para poder adaptarse a los cambios del medio ambiente y también para evitar el contacto con sus depredadores, recuerdo el caso de las aves que cada vez deben cantar más fuerte por la importante contaminación acústica que nos rodea, pero en esta oportunidad nos toca referirnos a las mariposas, en especial a las que pertenecen a la especie Heliconius numata o a la Melinaea mneme y a un cambio que deben hacer en el que nada tiene que ver el hombre.

Las mariposas, tienen la capacidad de mimetizarse con otras especies e ir cambiando sus diseños de sus alas para poder escapar de las aves depredadoras. Un caso muy particular es el de la mariposa de la Amazonia Heliconius numata, una especie que va cambiando los diferentes dibujos copiando el diseño de otras especies que tienen un sabor desagradable para las aves, de esta forma van evitando ser devoradas.

Mediante diferentes investigaciones los científicos llegaron a secuenciar la región de los cromosomas de esta especie que son los responsables de los dibujos de las alas, estos grupos tienen genes que son identificados como un ‘súper genes’, que permiten las diferentes combinaciones genéticas, todos ellos responsables de un diseño especial. Por esa razón las mariposas con el mismo ADN pueden llegar a tener dibujos diferentes.

El patrón y el color es fijo pero su dibujo va cambiando, así logran mimetizarse a la perfección y pueden llegar a sobrevivir a los peores depredadores.

Uno de los investigadores pertenecientes a la Universidad de Exeter declaro que: “El proceso de selección natural es muy intenso, porque las aves tienen una gran capacidad de discriminación visual. Las mariposas con un diseño diferente incluso por uno o dos pequeños puntos serán distinguidas y consumidas

Vía | BBC
Foto | Flickr – Acastane (Foto a modo demostrativa)

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 agosto 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *