10 abril 2017 Salvajes

cormoran

Los intereses de los diversos grupos económicos parece que siempre se contraponen a los del mundo natural. Pese a que las presiones sobre algunos animales como el lobo son bastante comunes, las aves suelen atraer menos atención por parte de los lobbys. Sin embargo, el cormorán se ha convertido en el nuevo objetivo de algunos grupo de presión pertenecientes a la industria pesquera.

La próxima apertura de la temporada de caza plantea de nuevo la eliminación de ejemplares de cormorán grande en los ríos del norte de la Península para proteger las poblaciones de trucha y salmón. Una medida que va en contra de la normativa europea y nacional ya que esta especie no es cinegética y únicamente podría ser cazada si se su presencia causase “perjuicios graves”.

Desde Europa señalan que las poblaciones de cormorán grande no causan ningún impacto real en los núcleos pesqueros del salmón o la trucha y que por tanto, no hay motivo alguno para cazar a estas aves. Por su parte, SEO/Birlife señala que las poblaciones de cormorán no solo no están creciendo, sino todo lo contrario. Estos datos pueden ser consultados en el último censo censo nacional de la especie realizado en 2012 en el que se pone de manifiesto el declive de sus poblaciones.

“El cormorán grande no es una especie reproductora en esta zona del norte peninsular, sino una especie invernante y según datos del censo solo en Galicia ha aumentado la población invernante de cormoranes, ya que en Asturias, Cantabria y Euskadi la población invernante de esta especie autóctona ha disminuido”, detalla SEO/Birlife. Además, la organización sostiene que si las poblaciones de estos peces han disminuido no se debe al incremento del cormorán, sino al mal estado de conservación de los ríos. Aunque escudarse en los animales parece que siempre es la respuesta más sencilla.

Fuente | Efe Verde

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *