14 julio 2015 Salvajes

halcon-de-eleonora

Los animales pueden cambiar su comportamiento por diversos motivos, pero en casi todas las ocasiones surge de la necesidad de adaptarse al entorno. Uno de estos ejemplos en los que se aprecia un cambio importante en como se comporta un animal respecto a su entorno es el halcón de Eleonora (Falco eleonorae), que pasa de insectívoro a predar aves durante los meses de migración.

Pero el comportamiento de esta rapaz mediterránea no es sorprendente únicamente por ese cambio alimenticio, si no por el que lleva unido a él. Durante estos meses, el halcón de Eleonora almacena a sus presas vivas en oquedades del terreno rocoso propio de las islas y costas mediterráneas para ser posteriormente devoradas cuando sea necesario, ya que el volumen de presas puede no ser suficiente como para garantizar su supervivencia.

Para conseguir esta meta y que los pajarillos capturados no se escapen, el halcón de Eleonora mutila a sus presas arrancándoles las plumas de las alas y de la cola. De esta forma, el halcón imposibilita a sus presas para que puedan escaparse volando, por lo que quedan a su total disposición, transformándolas en vivieres vivientes de una particular despensa.

Este comportamiento no es nuevo ni es único de esta especie, aunque no ha sido hasta hace poco cuando ha podido ser documentado y acreditado de forma científica a través de una reciente publicación en la revista Alauda. Este tipo de comportamientos está relativamente extendido entre otras especies de animales como los insectos y demuestra de forma bastante inequívoca la adaptación de las especies en su búsqueda por la supervivencia.

Vía | SEO/Birdlife
Fotografía | Paco López

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *