14 julio 2016 Enfermedades

Microfilaria

En los perros pueden vivir infinidad de parásitos, unos más peligrosos que otros. De hecho, no son pocos los productos que se venden con el propósito de eliminar todos los peligros que pueda haber en las mascotas. Sin embargo, las enfermedades que provocan pueden llegar a ser extremadamente peligrosas. Uno de los mejores ejemplos es la enfermedad de los gusanos del corazón. La misma se provoca con el parásito Dirofilaria immitis, gusanos delgados y blancos que pueden llegar a medir más de 30 centímetros y que se alojan en la cavidad cardiopulmonar causando todo tipo de problemas en la salud del perro.

El gusano llega en forma de larva o microfilarias, afectando tanto al corazón como a los pulmones, el bazo, los riñones o la piel. De hecho, la filarosis puede llegar a ser mortal en el caso de que no se trate de la manera adecuada. Mencionar que los gatos también pueden sufrir al parásito, aunque en estas mascotas la dolencia es menos frecuente.

En cuanto a la transmisión del gusano, se realiza mediante contacto con otro perro o mosquitos. Existen más de 70 especies de mosquitos que son responsables de la propagación del parásito. Los síntomas son variados, aunque se incluye la tos frecuente, dificultad para respirar, pocas ganas para andar o moverse, y taquicardia. Los síntomas se van haciendo más graves conforme las enfermedades van avanzando.

El diagnóstico del gusano del corazón se hace gracias a un análisis de sangre, mientras que la cura se consigue gracias a la ingestión de pastillas o aplicando vacunas, según el tipo de infección y gravedad. En primer lugar se eliminan las larvas, pasando después al propio gusano. Recordad que la colaboración del veterinario es imprescindible para que el perro se cure.

No olvidéis que, aunque el gusano del corazón es uno de los parásitos más peligrosos, también existen maneras de prevenir la aparición de este peligro para la salud de las mascotas. Así, además, evitaréis dolores de cabeza.

Vía | Wikipedia
Foto | Wikimedia Commons – Alan R Walker

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *