5 diciembre 2016 Domésticos

Golosina

La tendencia es más habitual de lo que parece. Por lo general, cuando estamos educando a nuestro perro y hace algo bien, le damos una golosina con el fin de motivarle y darle a entender que ha efectuado correctamente lo necesario. No en vano, darle golosinas a estas mascotas es algo que se suele hacer con normalidad. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que esta tendencia podría llegar a ser más perjudicial de lo que parece.

En primer lugar, mencionar que las golosinas para perros están diseñadas con componentes especiales para los animales. De hecho, existen controles de calidad que se aseguran de que no sean perjudiciales para su salud. No obstante, también es cierto que el dulce en exceso puede llegar a ser perjudicial para cualquier mascota. Aquí también se incluyen las llamadas golosinas para perros.

En realidad, las golosinas para perros son de uso exclusivo como capricho, y no como algo habitual. Tienen componentes que nutren a los animales y que les ayudan en diferentes aspectos, pero no son un sustitutivo de la dieta habitual. Aparte, hay que mencionar que tienen un nivel alto de calorías, un concepto que puede ser malo para la salud de las mascotas. La recomendación está clara: si les dais golosinas para perros, mejor que no sean más de un 10% de su dieta diaria.

Si queréis la golosina perfecta, buscad aquella que tenga componentes saludables y, sobre todo, que no tenga un alto contenido en azúcares o grasas. Recordad que deben ser un premio.

Los consejos que hemos proporcionado también se pueden extrapolar a todo tipo de alimentos. No en vano, aunque por lo general son beneficiosos para la salud de las mascotas, también es verdad que pueden llegar a ser perjudiciales en los casos en los que se den en grandes cantidades.

Vía | The Telegraph
Foto | Pixabay – ariesa66

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *