3 febrero 2017 Domésticos

Espigas

En cuanto a peligros para los perros, lo cierto es que podríamos mencionar muchos. De hecho, incluso en el lugar más inesperado existen problemas que podrían poner en peligro la vida de los propios animales. Eso sí, existen elementos que deberían alarmarnos. Hoy vamos a hablar de las espigas. Se trata de un objeto con el que hay que tener especial cuidado. Sobre todo, si las mascotas están en el campo o en la vegetación.

Debemos tener en cuenta, en primer lugar, que las espigas están formadas por pequeños pinchos que se sueltan muy fácilmente de la planta original. Incluso pueden volar con facilidad a cientos de metros del sitio en el que fueron depositadas. Y esta es la principal razón por la que pueden llegar con aún más facilidad al pelo de los perros.

Que lleguen a los animales no significa que se queden en el pelo. Pueden hacer daño en cualquier parte del cuerpo. Incluso en los ojos. Es evidente que deberemos estar muy atentos para retirar todas las espigas que puedan llegar hasta los animales. Por lo general existen una serie de síntomas que indicarán que nuestra mascota está sufriendo la presencia de uno de estos elementos: por ejemplo, si tiene el ojo hinchado, estornuda sin razón aparente, se lame demasiado las patas o incluso mueve la cabeza insistentemente, os recomendamos echarle un vistazo.

Los consejos que hemos proporcionado no significan que continuamente tengamos que estar comprobando el estado del animal. Eso sí, no estaría de más echarle un vistazo de vez en cuando con el fin de ver que esté bien.

Foto | Pixabay – tunaolger

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *