16 junio 2015 Flora

Edelweiss, la flor de las nieves

Blanca, pequeña y protegida, la flor de las nieves, conocida por su designación en alemán, Edelweiss, pertenece a la familia de las asteráceas y es una especie protegida en nuestro país debido al escaso número de ellas que hoy en día se pueden encontrar. De hecho, en la actualidad tan sólo se pueden ver algunas en el Parque natural de Sierra Nevada, en el Pirineo y en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el cual la utiliza como símbolo.

La edelweiss tiene un tamaño que no supera los 100 centímetros y detrás de su apariencia frágil y delicada oculta una increíble resistencia, y es que esta flor es capaz de soportar temperaturas extremas en las montañas alpinas que se sitúan a más de 3.000 metros de altitud. Aún así, de forma natural tan sólo crece por encima de los 1.500 metros, sobre rocas, en pequeñas hendiduras, en paredes o en pendientes calcáreas, allí donde pueden recibir un poco de sol.

Nos encontramos ante una flor legendaria que protagoniza multitud de leyendas y que representa el valor, el coraje, los sueños y el amor que nunca se secará. La leyenda más conocida cuenta que aquellos hombres que querían probar el amor verdadero por su amada debían de subir a la montaña y conseguir una para hacerles entrega de la misma. Todo aquel que quiera verla deberá de saber que florece entre los meses de julio y septiembre y que su hábitat se extiende desde los Pirineos hasta los Cárpatos, siendo más abundante en los Alpes suizos y austriacos.

Vía | Wikipedia
Foto | Flickr-zeitblohm

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *