22 agosto 2009 Curiosidades, Medio Ambiente

torre giratoria

La torre giratoria
El primer rascacielos ecológico, giratorio y autosuficiente se construirá en Dubai, Emiratos Árabes en el año 2010, el segundo se construirá en Moscú, Rusia en 2011, y el tercero de los rascacielos estará en Nueva York, Estados Unidos, al año siguiente.

Las tres edificaciones sorprenderán por su propuesta, son únicos en su clase: ecológicos, rotatorios y autosuficientes, capaces de generar electricidad a partir de energía solar y eolica. Diseñadas por el arquitecto italo-israelí, David Fisher, estas torres dinámicas medirán 420 metros de altura, contarán con 80 pisos y permitirán que cada habitante pueda rotar su planta a su gusto. Por este motivo, la forma global del edificio cambiará permanentemente.

La edificación no provocará daño al medio ambiente y es la primera con capacidad para generar electricidad para sí misma y para otras torres cercanas por medio de paneles fotovoltaicos de los techos y aerogeneradores ubicados entre cada piso. Así se convierten una verdadera usina eléctrica ecológica dentro de la arquitectura dinámica, una nueva disciplina que introduce una cuarta dimensión en el diseño: el tiempo.

fab tree hab

El sueño de la casa del árbol
Nacida en Nueva York en 1972, el ecoarquitecto y diseñador urbano Mitchell Joachim nunca pudo cumplir un sueño de la infancia: a jugar en una de esas casas improvisadas con miles de chicos (y sus padres) suelen consumir arriba de los árboles de sus casas.

Tal vez porque donde creció no había jardines, árboles, ni nada verde. Pero no se dio por vencido. Años después insiste: el último proyecto de este investigador del MIT se llama Fab Tree Hab y consiste en una casa viviente, capaz de crecer con los olmos y robles que tiene como base.

Ciento por ciento amigable con el medio ambiente esta construcción dinámica (un ecosistema en sí mismo) contará con living, tres habitaciones, baño, cocina y grandes ventanales para inundar el interior de luz. Los troncos constituirán los cimientos y las ramas harán de paredes. Gracias a ello, esta casa (diseñada con la ayuda de la ingeniera ecológica Lara Greden y el arquitecto Javier Arbona) que tardaría en crecer cinco años, será autosuficiente y con una larga vida asegurada. Sólo habrá que recordar regalarla.

Fuente | Revista Living

Comentarios

4 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *