31 agosto 2017 Cuidados

Perro

Aunque queramos mucho a nuestras mascotas, y aunque nuestro mayor mayor deseo respecto de ellas es que estén en perfecto estado, hay ocasiones en las que determinados aspectos de las mismas nos dan mala sensación. Y no podemos evitarlo. Un ejemplo está en el aliento, el cual puede llegar a ser muy desagradable. Por supuesto, existen maneras de evitar esta situación.

Hay varios motivos por los que se provoca la halitosis canina. Por una parte, puede ser por un problema de salud, odontológico o simplemente de higiene. De hecho, los veterinarios indican que cuatro de cada cinco perros, a partir de los tres años de edad, tienen algún tipo de inconveniente dental. Sin ir más lejos, la principal razón del mal aliento reside en la acumulación de bacterias, las cuales se acaban transformando en placa. Pueden existir problemas más graves, por lo que recomendamos encarecidamente proporcionar unos ciertos cuidados a la salud dental de vuestra mascota.


Métodos para evitar la halitosis canina

En cuanto a la halitosis canina, existen varios métodos para evitarla, en gran medida. Uno de los más evidentes es el de cepillar los dientes del perro de manera periódica. Para esta tarea se pueden utilizar dentífricos caninos. Por otra parte, también podéis darle comida seca, la cual puede ayudar a pulir los dientes y a reducir el mal olor en la boca. Las verduras y frutas son una buena idea para limpiar los dientes de manera natural, utilizando los propios alimentos.

Finalmente, mencionar la existencia de juguetes dirigidos especialmente al cuidado de la dentadura de los caninos. Estos están construidos de manera que, cuando se muerden, limpian la boca, provocan una generación de saliva y pulen las piezas dentales. Recomendar especialmente los juguetes de caucho natural y los de nylon.

Evitar el mal aliento en los perros es bastante sencillo, aunque también debemos mencionar que habrá ocasiones en las que será casi imposible terminar con esta situación. En este tipo de casos recomendamos comentar el problema con un veterinario.

Vía | WebMD
Foto | Pixabay – Katrina_S

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *