13 febrero 2015 Salvajes

marta

Continuando con nuestra serie de entradas temáticas dedicadas a los mustélidos que podemos encontrar en la península ibérica, vamos a tratar sobre un par de animales miembros de esta familia muy similares: la marta y la garduña. En caso de que os perdieseis la primera entrada dedicada a los mustélidos, la podéis encontrar a través del siguiente enlace.

Estas especies son de hábitos nocturnos por lo que es bastante complicado el poder observarlas, no obstante, en determinadas ocasiones se las puede localizar a primeras horas de la mañana o antes del anochecer al poder coincidir con sus salidas de campeo o de regreso a los cubiles donde pasaran el resto del día durmiendo.

La marta (Martes martes) es un mustélido de tamaño medio, y al igual que la mayoría de los miembros de esta familia, su cuerpo es alargado y estilizado, lo que le confiere una gran agilidad y flexibilidad a la hora de moverse a través de oquedades y agujeros. Además, son especialmente habilidosas a la hora de trepar a los árboles donde pueden cazar aves o alimentarse de los huevos de los nidos que en ellos se encuentren.

Su coloración es de color pardo, de una tonalidad marrón, con una gran mancha de color amarillento o tonalidades crema. La marta es una habitante de los entornos forestales, alejados de los núcleos urbanos, donde puede explotar al máximo sus habilidades como cazadora. Dentro de la península ibérica su distribución se encuentra en la zona norte fundamentalmente, aunque hay una subespecie que habita en las islas baleares.

garduña

En lo que se refiere a la garduña (Martes foina) es muy similar a la marta, tanto que en ocasiones es muy fácil confundirlas. El pelaje de la garduña es de color pardo, quizá algo más oscuro que el de la marta, aunque el elemento distintivo por excelencia es la macha de color blanco a modo de babero que tiene en el pecho. Aún así, no es un método muy fiable, ya que la suciedad puede afectar a la tonalidad de este color enturbiandolo, haciéndolo similar al tono crema de la marta.

Su tamaño es mediano y su fisionomía es la misma a la del resto de los mustélidos, con cuerpo alargado y ágil. Su distribución por la península es bastante regular, pudiéndose encontrar por prácticamente todo el territorio nacional. A diferencia de la marta, no rehuye la cercanía a los pequeños núcleos urbanos poco poblados cercanos a su hábitat.

Fuente | Museo Nacional de Ciencias Naturales
Fotografía | Flickpicpete, Fernando Mostacero.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Conociendo nuestra fauna, mustélidos: nutria, visón europeo y visón americano (IV) 20 abril 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *