9 enero 2015 Salvajes

cuervos

Los córvidos son una de las especies de aves que más mala fama tienen. De hecho, muchas de las expresiones populares hacen referencia a ellas como agentes del infortunio o seres traicioneros a los que temer. La famosa frase de “cría cuervos y te sacarán los ojos” es un reflejo evidente de los recelos que se tienen, o tenían, hacia estos seres.

Pero lo cierto es que dicha fama no es merecida, ya que aunque puede que se traten de aves carroñeras u oportunistas, cumplen su función en el ciclo vital y en el medio ambiente. De hecho, cumplen una cometido similar al de los buitres, aunque tienen peor fama que ellos. Con esta serie de entradas dedicada a los córvidos, veremos que no todos ellos son como creemos y que todos ellos tienen su belleza.

cuervo

El más significativo de esta peculiar familia de las aves paseriformes es el cuervo común (Corvus corax). Sobre ellos hay multitud de mitos y en el imaginario popular siempre han estado ligados a los malos augurios y a la brujería. Como podéis imaginar, todo eso no son más que patrañas, aunque sí que es cierto que dada su naturaleza carroñera y su negro plumaje hicieron que en épocas pasadas se ganase dicha fama.

Más allá de los cuentos populares y demás fábulas, el cuervo común es una ave de gran tamaño, que le otorga una gran majestuosidad. Normalmente son aves esquivas, pero son fácilmente reconocibles por su potente graznido y la silueta de sus alas cuando vuela. Su plumaje aunque de color negro, tiene irisaciones metalizadas cuando el sol incide sobre ellas. Esto hace que a pesar de que en principio no sea un ave muy vistosa, sí posee una belleza particular.

El cuervo común es una de las aves más inteligentes, lo que le permite resolver problemas sencillos y lo que le ha proporcionado mayores cotas de supervivencia y de adaptación al medio. De hecho, cuentan con estructuras jerarquicas muy complejas que les llevan a realizar alianzas “políticas” para reforzar sus posiciones en el grupo.

rabilargo

Pese a que muchos creen que los córvidos son aves negras y de poco colorido, hay algunos de ellos que poseen una variedad cromática sorprendente. Uno de estos córvidos de “incógnito” es el rabilargo (Cyanopica cyanus), un ave totalmente singular cuyos núcleos poblacionales están separados por miles de kilómetros: la Península Ibérica y Oriente.

Esta particular distribución deja a nuestro país como un autentico privilegiado a la hora de observar un ave tan a priori exótica como el rabilargo para el resto del mundo. En la Península Ibérica es un ave muy común, fácilmente identificable por su tamaño y sus plumas de color crema y el azul de su cola.

Como señalaba, en las regiones de Extremadura, Andalucía y el centro de la península son muy comunes y son fáciles de avistar, ya que pueden verse sin problemas en parques públicos o en escapadas al campo. Son aves muy gregarias y pueden observarse en grupos de varios individuos.

Fuente | SEO/Birdlife
Fotografía | s0ulsurfing, Tony Morris, jorgerubio.es.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Conociendo nuestra fauna, córvidos: urraca y arrendajo (II) 14 enero 2015
  2. Conociendo nuestra fauna, córvidos: chova piquirroja y piquigualda (III) 20 enero 2015
  3. Conociendo nuestra fauna, córvidos: graja, grajilla y corneja (IV) 23 enero 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *