7 octubre 2011 Peligro de extinción

La cigüeña negra, una especie que sigue en peligro de extinción
Todos conocemos, sobradamente, a las cigüeñas blancas. Las hemos visto, alguna vez, sobre campanarios, tejados, grandes árboles etc. Sin embargo, estas majestuosas aves tienen unas hermanas más pequeñas, inaccesibles y en grave peligro de extinción: las cigüeñas negras.

La cigüeña negra (Ciconia nigra) posee una silueta casi idéntica a la de su hermana mayor. A diferencia de ésta, casi todo su plumaje es negro y lustroso. Las escasas plumas blancas, que adornan su cuerpo, aparecen en la zona ventral y en los muslos. Son características, también, las irisaciones metálicas, palpables en cabeza, cuello y alas.

Se trata de una especie migratoria y transahariana. No obstante, son muchos los especímenes que pasan el invierno en algunas zonas del suroeste peninsular. Durante la temporada de cría, la cigüeña negra es solitaria. El resto del año es un ave de carácter gregario y convive, en bandadas, con otros ejemplares.

Las cigüeñas negras habitan zonas de acantilado o bosques de alcornoques, pinos y robles. En cualquier caso, siempre lo hacen cerca de humedales (ríos, charcas o zonas lacustres) y lejos de asentamientos humanos. Esta última característica, la diferencia, sustancialmente, de su hermana blanca (Ciconia ciconia).

Hace unos años, se apreció una recuperación en el número de parejas existentes en la Península Ibérica. La principal zona de distribución sigue encontrándose en el suroeste de España (desde Zamora y Segovia hasta Jaén y Huelva) y en Portugal. Se estima que, en la actualidad, existen más de quinientas parejas de cigüeñas negras entre ambos países. A pesar del aumento de ejemplares, la especie sigue considerándose “en peligro de extinción”, de acuerdo con el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Es imprescindible que nos concienciemos de la importancia que tiene proteger a esta rara especie. En algunas comunidades autónomas, es el caso de Castilla y León, se han implementado programas especiales de recuperación de estas aves.

Es de justicia que los seres humanos defendamos a las cigüeñas negras. Nosotros somos el factor, la causa principal que amenaza la especie. Los motivos fundamentales que provocan la pérdida de su hábitat de nidificación son causados por el hombre (construcción de embalses, carreteras, pistas forestales, incendios, actividades recreativas, polución, torretas eléctricas etc).

Vía | Vertebrados Ibéricos
Foto | Flickr-Eran Finkle
Más información | El Mundo

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 octubre 2011
  2. Animales en extinción en España: Fartet (Aphanius iberus) 20 octubre 2011
  3. Cornalvo, vestigios romanos y riqueza natural 12 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *