15 agosto 2016 Salvajes

vencejo

Los animales son capaces de realizar proezas que superan con creces aquellas que pueden ser realizadas por los seres humanos. Si los animales compitiesen las disciplinas olímpicas coparían sin lugar a dudas los podios y las medallas de oro. SEO/Birdlife ha realizado una interesante comparativa entre las capacidades de las aves y las de los atletas humanos que compiten en las olimpiadas con las que logran dejar en evidencia nuestros mayores logros atléticos.

Una de las comparaciones más inmediatas es la de la rapidez. El atleta Usain Bolt sería incapaz de competir con su velocidad de 40 km/h con la de un halcón peregrino (Falco peregrinus) que es capaz de llegar a velocidades de 300 km/h cuando ejecutan sus picados para dar caza a sus presas. Pero no hace falta ir a las aves rapaces, ya que incluso un simple vencejo (Apus Apus) eclipsa con sus 170 km/h a cualquier velocista humano.

Pero las aves no son únicamente capaces de alcanzar grandes velocidades, ya que también están capacitadas para recorrer enormes distancias sin cansancio aparente. La disciplina olímpica del maratón con sus 42 kilómetros queda casi ridícula si la comparamos con las distancias que estos animales son capaces de recorrer. Por ejemplo, la aguja colipinta (Limosa lapponica) puede realizar una distancia de 100 kilómetros en poco más de dos horas. Y si llevamos esta comparación a otras aves que recorren distancias aun más largas, nuestros logros se empequeñecerían todavía más.

La pardela sombría (Ardenna grisea) es una de esas aves capaces de recorrer sin despeinarse distancias cercanas a los 74.000 kilómetros, utilizando únicamente las corrientes de aire junto a sus alas para planear y abarcar dichas distancias. Y en lo que se refiere a bajo el agua, las aves todavía ganarían con facilidad a los seres humanos, ya que el el pingüino emperador (Aptenodytes forsteri) es capaz de sumergirse hasta profundidades de 540 metros y de aguantar la respiración hasta 18 minutos.

Fuente | SEO/Birdlife
Fotografía | Wikimedia Commons

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *