31 julio 2009 Curiosidades, Salvajes

Hienas

En África, la gente está acostumbrada a vivir rodeada de animales asesinos; sin embargo, en 2003, más de 4.000 habitantes huyeron aterrorizados de un poblado de Malawi. En una sola semana, 3 personas murieron y 16 resultaron heridas luego de implacables ataques de una manada de hienas. Por año, 50 personas pierden la vida asesinadas por hienas. Al contrario de lo que se suele creer, la hiena no es un cobarde carroñero.

Según estudios realizados en el Kalahari, se comprobó que el 70 % de la dieta de las hienas están compuestas por presas que ellas mismas capturan. No cazan solamente pequeños animales, como piensa mucha gente. Tras una vertiginosa persecución de 5 kilómetros, una sola hiena puede atrapar a un ñu adulto, luego de alcanzar una velocidad de 50 kilómetros por hora.

La hiena, posiblemente, es el mamífero con las mandíbulas más gigantescas en relación al tamaño de su cuerpo. Para saciar su hambre, cada individuo requiere de 6 Kg. de alimento por día. Un clan de hienas persigue, acorrala y mata a un león. Poco podría hacer un humano frente al frenético ataque de un grupo de hienas hambrientas. Los carnívoros tienen un tracto digestivo corto, pero, por el contrario, la hiena posee un tracto digestivo largo que le permite extraer nutrientes de todo lo que come, desde huesos hasta carne podrida.

La carne en estado de putrefacción guarda numerosas bacterias que provocan enfermedades letales como el cólera, el botulismo y el ántrax; sin embargo, el poderoso estómago de la hiena y sus fuertes jugos digestivos destruyen todo vestigio de cualquier bacteria que ingrese a su boca. Estos animales, considerados como los perfectos trabajadores sanitarios de la naturaleza, son los asesinos más subestimados. La hiena ocupa el puesto número 9 en animales asesinos.

Fuente | Animal Planet. The Most Extreme

También te puede interesar

Comentarios

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *