Por qué es importante cercar un espacio rural

Por qué es importante cercar un espacio rural

Escrito por: Fer Sanchez    18 diciembre 2023     3 minutos

En la actualidad supone una temeridad contar con un terreno rústico con cabezas de ganado y no tenerlo cerrarlo

La gente del campo debe velar por el cuidado y el mantenimiento de sus animales. Deben tener un espacio delimitado, en el que se sientan cómodos y no haya riesgo de fugas. Para ello es preciso que dicha finca se encuentre debidamente  cerrada. De esto saben mucho en algunas de las empresas de cerramientos en Madrid, como es el caso de Vame, en donde llevan trabajando desde hace tiempo con el sector ganadero aportando una solución a sus necesidades.

Se puede decir que en la actualidad supone una temeridad contar con un terreno rústico con cabezas de ganado y no tenerlo cerrarlo. El cercado será la solución perfecta para garantizar una tranquilidad y privacidad, además de neutralizar los posibles ataques por parte de otros animales salvajes.

Ventajas de contar con un adecuado cerramiento en las fincas

Un buen cerramiento le proporcionará muchas ventajas a cualquier finca de carácter rústico. En primer lugar facilitará una gran seguridad en el caso de que se trate de una explotación ganadera, ya que impedirá que se escapen los animales, pero también evitará la entrada de otros. Será una forma, además, de mantener alejados a los intrusos y personas ajenas que puedan ir con malas intenciones.

El ganado podrá moverse por el terreno con total libertad y el propietario no tendrá que preocuparse de nada. No saldrán del espacio que se encuentra acotado y no hay peligro de que se escapen o salten a la carretera con el riesgo que eso puede implicar.

Aportará una gran protección, además de privacidad y un mejor aspecto estético. Tan solo habrá que escoger la propuesta que mejor encaje con nuestros gustos. Con el cercado se reducirán de forma considerable los gastos a largo plazo al evitar la presencia de agentes externos en la propiedad.

Recomendaciones para escoger el cercado

Al cercar una finca debemos tener en consideración una serie de detalles. En primer lugar debe repararse en la normativa local que esté rigiendo en esos instantes. Los ayuntamientos pueden asesorarnos sobre los posibles permisos a solicitar o las dimensiones que pueden adquirir esos cerramientos.

En segundo término hay que valorar el propósito con el que se lleva a cabo esa delimitación. No será lo mismo hacer una inversión para buscar la protección de los animales propios o conseguir que otros ajenos no entren al terreno, que para conseguir una cierta privacidad. El diseño y la inversión variarán por completo.

El presupuesto también desempeña un papel importante. No habrá que hacer un gran desembolso para conseguir nuestro propósito, pero lo adecuado sería decantarse por materiales duraderos y versátiles que nos ofrezcan una cierta garantía.

Tipos de cerramientos para el ganado

Hay varias clases de cerramientos para cerrar una finca que se dedique al uso ganadero. Pero las más frecuentes son las siguientes:

  • Alambre: se tratan de alambres horizontales fijados a los postes, que pueden ser lisos o de espinos. Resultan económicos y sencillos de colocar. Están pensados para el control de ganado de gran tamaño, como el vacuno y el equino.
  • Malla anudada ganadera: está compuesta por distintas hileras de alambres horizontales que se cruzan con otros verticales. Es posible encontrarlos de tamaños y configuraciones distintas. No se recomienda para fincas con caballos.
  • Murete de piedra: es una opción muy utilizada en explotaciones ganadera que busquen un cerramiento permanente. La altura suele rondar el metro, garantiza una gran durabilidad y el coste de mantenimiento es escaso.
  • Eléctricas: se usa cuando es preciso contar con un control más preciso del ganado, y en ocasiones se presentan como un complemento de las cercas convencionales. Se compone de cables eléctricos enganchados a un generador de electricidad.


Comentarios cerrados