20 septiembre 2017 Cuidados

Perro

La vejez es una etapa que marca a todos los seres vivos y a la que los seres humanos, particularmente, no quieren llegar. Es evidente que se trata de algo inevitable. Aunque ¿qué sucede cuando los animales se hacen ancianos? Tal y como ya sucede en los humanos, es necesario tener en cuenta una serie de cuidados. La vejez de los canes llega aproximadamente a los diez años. Y, aunque parezca que tienen mucha energía, es conveniente tener en cuenta una serie de recomendaciones.

Cuando un perro llega a esta edad sus necesidades comienzan a cambiar, ya que el cuerpo y la manera en la que reaccionan a las diversas situaciones diarias también son distintas. Por lo general empiezan a dormir más, además de caminar de una foma más lenta. Lo mismo sucede en las comidas.

Los perros también tienen canas, sufren artrosis y sus sentidos pueden comenzar a mermar cuando ya tienen una determinada edad. Resulta curioso que este tipo de características también las sufran los propios seres humanos.

Si queréis que vuestro perro dure al menos 15 años debéir tener en cuenta ciertos cuidados como la alimentación (sobre la que tendréis que consultar al veterinario), y en la que tendréis que establecer una dieta acorde a las necesidades del animal. También es importante que haga ejercicio, aunque con una frecuencia distinta a la habitual. Esto ayudará a que su peso se mantenga estable. De hecho, no tenéis que olvidar que el sobrepeso en perros ancianos puede ocasionar enfermedades bastante graves. La actividad física debe ser leve y no sobrepasar los 30 minutos diarios.

Limitaciones y amor, puntos clave

Perro

Como ya hemos comentado, los perros ancianos también tienen limitaciones: poco a poco irá perdiendo sus sentidos de orientación, vista, olfato, oído e inclusive la memoria. Deberéis tener paciencia con el fin de cuidar a los animales de la mejor manera posible, perdonando incluso sus fallos más graves.

Por último, mencionar que una de las herramientas más efectivas para los perros ancianos es el amor. No nos confundimos al decir que, si les dáis cariños y mimos, además de comprensión, el perro aumentará su salud, mejorando de una manera notable. Por supuesto, dejad que duerma las horas que necesite, evitando posibles sonidos fuertes que le hagan entrar en un estado de estrés. Podéis consentir al can mucho más que cuando era joven.

Los perros ancianos tienen sus propios problemas y limitaciones, por lo que recomendamos que los tratéis con cariño y mucha paciencia. Estamos seguros de que, de esta manera, podrán llegar a tener una longevidad sorprendente.

Vía | PetMD
Fotos | Pixabay – PaelmerPhotoArts | Wikimedia Commons – Trevor Hurlbut

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *