2 agosto 2016 Salvajes

lobo

La recuperación de las poblaciones de lobo ibérico (Canis lupus signatus) ha avivado el fantasma por parte de los ganaderos de los supuestos ataques de estos animales sobre el ganado. Unos viejos fantasmas que nos recuerdan a otra época en la que el lobo fue perseguido y cazado hasta llevarlo cerca de la extinción. A pesar de lo que el sector argumenta señalando un incremento de las muertes del ganado producidas por ataques de lobo, las cifras oficiales demuestran todo lo contrario.

Los datos oficiales proporcionados por las Comunidades Autónomas revelan que los daños causados por los lobos ibéricos son mínimos cuando se compara con el total del ganado que contabiliza el Ministerio de Agricultura. Analizando estos datos se comprueba que en toda España los ataques no llegan al 1% y en algunas provincias, las cifras son del 0,003%. Entonces, ¿que se esconde detrás de todo el ruido mediático que sigue estos supuestos ataques? En muchos casos, intereses puramente económicos.

lobo1

No cabe duda de que efectivamente los lobos atacan de vez en cuando al ganado y a animales de granja en las zonas rurales en las que estos animales habitan. Para cubrir estos ataques se destinan cuantiosas cantidades de dinero que varían según la región. Por ejemplo, en Asturias se destina 850.000 euros y Castilla y León 200.000. Galicia supera los 350.000 y Madrid ha duplicado la partida de 30.000 a 60.000 euros, a pesar de que apenas acaba de certificarse la existencia de lobo ibérico en la región.

Unido a este clima de aversión al lobo ibérico han comenzado a desarrollarse tramas para estafar a estos fondos de ayuda destinados a compensar los ataques producidos por estos animales. Actualmente la Guardia Civil investiga una de estas tramas en Asturias, a pesar de que los ganaderos de la zona ven con escepticismo las pesquisas de este cuerpo de seguridad. Este caso comenzó a estudiarse en 2014 con la revisión de cientos de expedientes en los que los agentes detectaron certificaciones falsas de daños por parte de funcionarios por valor de 200.000 euros.

Dos realidades, la de los lobos y los ganaderos, que de alguna forma están destinadas a entenderse. En cierto modo, esta situación recuerda un poco al cuento de Pedro y el lobo, en la que los datos oficiales nos muestran una realidad alejada de lo que ciertos lobbys intentan transmitir.

Fuente | Eldiario.es
Fotografía | Wikimedia Commons

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *