14 octubre 2009 Bioficha, Cuidados, Curiosidades

piojos

El piojo es un insecto de tamaño pequeño, por lo general sin alas, que ataca a los vertebrados de sangre caliente, incluido el hombre. Existen numerosas especies y tres de ellas afectan a los seres humanos: la ladilla el piojo del cuerpo y el piojo de la cabeza. Este último es más difundido y se sabe que tiene preferencia por los niños, aunque aun se desconoce todavía se desconoce la causa de esta conducta.

Entre los adultos las mujeres son más proclives a contraer pediculosis (como se llama a la infestación por piojos), ya que los varones producen una secreción sebácea que, en parte, los protege.

Los piojos miden unos 3 mm y las hembras ponen unos huevos –llamados liendres- que se pegan al pelo. Logran mimetizarse muy bien en diferentes tipos de cabello y son muy difíciles de erradicar, ya que generan resistencia a los insecticidas.

Entre las especies que atacan a los hombres podemos mencionar:
Ladilla cuyo nombre científico es ‘pediculus pubis’
Piojo del cuerpo, cuyo nombre científico es ‘pediculus humanis corporis’Piojo de la cabeza, cuyo nombre científico es ‘pediculus humanus capitis’

Los piojos verdaderos son insectos chupadores. Existen especies que infestan a animales como el piojo del cerdo, el del caballo, dos especies del piojo del ganado vacuno y el piojo del perro.

Entre los piojos mordedores se encuentran los de los pájaros, que se alimentan de las plumas y la piel de los pájaros. Se incluyen en este último tipo los piojos de las gallinas, de pavos y palomas. Por su conducta también se denomina con este hombre a otros insectos pequeños que atacan las cortezas de los árboles e incluso los libros.

Es importante consultar a un especialista antes de iniciar un tratamiento, para dar las dosis adecuadas en cada caso. Lo común es utilizar diversos insecticidas –en forma de champú o loción- que atacan tanto a los piojos vivos como a las liendres. Es muy importante pasar el peine fino, para quitar las liendres y mantener la higiene de la ropa y en toda la casa.

Fuente | Revista Muy Interesante

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *