27 mayo 2017 Salvajes

lirongris

Los animales emplean multitud de estrategias a la hora de poder sobrevivir a los distintos peligros a los que se enfrentan. La adaptación al medio es una de estas principales herramientas, pero en ocasiones se emplean estrategias asombrosas que se escapan a nuestra comprensión. Uno de estos ejemplos es el que ocurre con los lirones grises (Glis glis) según ha descubierto un grupo de investigadores del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF-UAB) y el Museo de Ciencias Naturales de Granollers (Barcelona).

Según esta investigación, algunas poblaciones de lirón gris que se están quedando aisladas debido a la destrucción de su entorno natural están teniendo en sus camadas un porcentaje significativamente mayor de machos. La explicación a este fenómeno según los investigadores es que los machos de lirón son “el sexo explorador” y de esta forma la naturaleza empuja a estos ejemplares a buscar nuevos territorios a los que expandirse.

“Esta táctica podría ayudar a la población a sobrevivir, pues los machos son el sexo dispersor y pueden llegar a hábitats más favorables o encontrar nuevas hembras, y así evitar efectos negativos como la consanguinidad, que se da cuando hay poco intercambio de individuos entre poblaciones”, señala la profesora de la UAB que trabaja en el CREAF, Mariona Ferrándiz-Rovira.

Sin embargo, los investigadores sostienen que pese a que esta estrategia evolutiva tiene sentido, no creen que suponga una estrategia de éxito en la época actual. “No creemos que la estrategia de tener más machos les sea útil. Aunque tengan más exploradores, a su alrededor predomina bosque mediterráneo, árido y desfavorable para sus madrigueras, y la autopista AP-7 que los separa de la población del Montseny, cosa que posiblemente desconocen las hembras”, destacan.

Fuente | Efe Verde
Fotografía | Tambako The Jaguar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *